Un estudio del MIT ha analizado los patrones de visión y comportamiento de los conductores de los autos eléctricos de Tesla Motors y ha conseguido patrones preocupantes. El estudio tomó en cuenta la experiencia de los propios investigadores en los modelos Tesla S y Tesla X en Boston.

En total se tomaron en cuenta 290 iniciaciones del piloto automático entre todos los conductores y se descubrió que todos prestaban menos atención a la carretera. Esto sucedía tanto segundos antes de activarlo como segundos posteriores a hacerlo. Es decir que en líneas generales, el sistema no estaba usándose como recomienda Tesla Motors y llevaba a conductores demasiado relajados.

Mirando a otro lado

Por otro lado, hicieron pruebas similares al activar el piloto manual (conducción tradicional) y no consiguieron los mismos patrones. Los investigadores y sujetos de estudio Alberto Morando, Pnina Gershon, Bruce Mehler, y Bryan Reimer consideran que esto se debe a un malentendido con lo que el sistema puede hacer y sus limitaciones. Además de un rendimiento “relativamente bueno”.

Este descubrimiento cobra importancia con el estreno de la versión 10.0.1 del Full Self-Driving System de Tesla. Este se podrá activar esta misma semana en conductores seleccionados que hayan mostrado buena conducción y comportamiento en la carretera.

Habrá que tomar en cuenta este estudio que señala que los autos tienen sistemas para detectar las manos del conductor en el volante y medidas de seguridad si este no las tiene allí puestas. Sin embargo, no tiene sensores que registrar el movimiento de los ojos como sí tienen los autos Ford.

La investigación revela que los ojos se mueven automáticamente al tablero, asientos y otras “áreas relacionadas con la conducción”, pero no en la carretera. También recuerdan que el FSD de Tesla no es un sistema autónomo realmente y que requiere de la atención constante de una persona detrás del volante.

Pueden leer el estudio completo siguiendo este enlace.

Escribir un comentario