En los 90 la conexión dialup era las más usada, en aquel momento la velocidad era un factor importante ya que qué tan rápido cargábamos una página web dependía de ello. No obstante, con la llegada de la banda ancha eso quedó atrás.

De acuerdo con la Australia’s National Broadband Network, el australiano promedio cuenta con un conexión de 50 Mbps como mínimo, lo cual es más sus suficiente para que un jugador online, un cinéfilo en Netflix y un empleado en teleconferencia puedan hacer lo que hacen sin problemas.

La velocidad no es la clave

Y sin embargo, lo usual es que su conexión tenga saltos, lag y no sea del todo estable. Más allá de posibles problemas con Netflix, el videojuego o Zoom, el problema central reside en la ISP y la empresa que elegimos para pagar un servicio de internet.

La velocidad no es importante, pero el marketing alrededor de este tipo de servicios hace creer que mientras más velocidad tengamos, menos problemas tendremos. Esto no es así, de hecho, de acuerdo con la Australian Competition and Consumer Commission en Australia se pagó por 410 Tbps (terabits por segundo) en marzo, cuando solo se usaron 23 Tbps en su punto de uso más alto. Es decir, que solo se usó un 6% de la banda ancha.

La clave para evitar el lag es conseguir una ISP con baja latencia y poca pérdida de paquetes. Dos elementos que son difíciles de medir si no pagamos por el servicio primero. Además, su calidad depende enteramente de lo bien que está construida la red de la ISP.

Mejores proveedores

La latencia es el tiempo que nuestra conexión tarda en llevar el contenido que queremos descargar desde el servidor a nuestra PC. Mientras que la perdida de paquetes es la cantidad de datos que se pierden en el proceso. Una buena ISP mantiene el balance de ambos elementos, pero es un factor que depende de ingeniería y redes.

Por lo tanto, no debemos preocuparnos por la velocidad más alta si lo que queremos es estabilidad. La mayoría quiere solo eso y terminamos pagando de más por Mbps que no necesitamos.

Así que si tienes una latencia muy alta, notifica a tu ISP y exige que se solucione este problema. Si ves que no es posible, lo mejor será que busques un nuevo proveedor en lugar de pagar por más velocidad que no servirá de nada.

Escribir un comentario