De acuerdo a un reporte de The Verge, el momento de los Smart Watches aún no está aquí, al menos a lo que se refiere a la medición precisa de la presión arterial. Son muchos los dispositivos que prometen hacerlo, pero según varios médicos, lo que prometen no es cierto.

La medida que pueden ofrecer estos dispositivos es presión arterial “relativa”, de acuerdo con Wendy Mendes, de la Universidad de California. Es decir que podrás determinar si la presión era más alta en la noche o en la mañana, pero no un número exacto. Por lo tanto, no se deben usar como un examen médico al uso.

Necesidad de tecnología

Esta información es importante porque el contexto actual dicta que necesitamos de más y mejores mediciones de presión arterial. Jordana Cohen, profesora asistente de medicina en la Universidad de Pensilvania, confiesa que la posibilidad de medir la presión arterial en casa ayudaría mucho. “Pero necesita ser precisa, o será inútil”.

Ahora mismo los exámenes mediante tensiómetros siguen siendo los más precisos, no obstante, no pueden determinar si el paciente sufría de presión alta la noche anterior. Entonces, un aparato con el que puedan hacerlo de esta manera en cualquier momento en casa sería ideal.

Por suerte, Samsung, Apple y Fitbit están trabajando en poder ofrecer algo así en los propios smart watches que tienen a la venta. No llegaría como una actualización, claro, hablamos de nuevas versiones que podrían estar listas relativamente pronto, pero primero necesitan la aprobación de doctores.

Aún nos falta

En este sentido los especialistas recuerdan que no hay ningún aparato que pueda ayudar en esta tarea ahora mismo, solo los que usan los doctores en clínicas y hospitales. Una medición de presión “relativa” no es precisa y no puede sustituir ir a una consulta.

La misma doctora Mendes condujo un experimento con más de 120 participantes en el que se les pidió que usaran un tensiómetro y el Samsung Note 9, que tiene un sensor idéntico al de los relojes inteligentes. Los resultados del smartphone eran parecidos a los del tensiómetro, pero los resultados variaban de acuerdo a edad, tono de piel y antecedentes.

Mendes recordó su investigación y comentó:

Hemos visto empresas que realmente se mantienen a un nivel más alto, y creo que la comunidad de investigación clínica es realmente exigente. Pero no recomendaría a nadie que lo use para diagnosticar hipertensión o para controlar o tratar la presión arterial alta. Todavía no.

Por lo tanto, parece que, por el momento, deberemos esperar a que la tecnología avance lo suficiente como para ofrecer una medición precisa de la medición arterial. Una funcionalidad que superaría a las otras en importancia.

Escribir un comentario