A todos nos ha pasado en algún momento que nos perdemos al leer un artículo o un libro. Iniciando un nuevo párrafo, olvidamos de qué venía el anterior. En cambio, en otras ocasiones, se nos hace muy fácil seguir el ritmo porque recordamos con mayor precisión.

Todo esto se debe a lo que se conoce como memoria de trabajo, y un nuevo estudio ha revelado las regiones corticales implicadas. Siendo más específicos, las partes del cerebro encargadas de gestionar la calidad de los recuerdos.

¿Qué es la memoria de trabajo?

La memoria es algo crucial para la vida humana, pero comprenderla no ha sido tarea fácil debido a la variedad de aspectos a considerar. Y es que no se trata solo de recordar una cosa específica, sino de la rapidez y calidad con la que lo hacemos.

Cuando alguien padece miopía y olvida dónde colóco sus lentes, recordarlo pronto y con precisión es importante, por ejemplo. De no hacerlo así, podría verse en aprietos si necesita leer o hacer alguna actividad que amerite este tipo de apoyo visual.

Pero también hay una vertiente llamada memoria de trabajo u operativa, que es la que nos permite mantener información en nuestra mente al apenas haberla procesado. Por ejemplo, cuando estamos leyendo un texto, necesitamos retener las oraciones y el significado de las mismas de manera simultánea mientras avanzamos con las siguientes palabras.

Hombre de mediana edad y rasgos asiáticos pensando frente a una laptop poniendo en funcionamiento su memoria de trabajo.

Asimismo, cuando estamos haciendo compras en línea, por lo general vemos varias opciones antes de escoger. Esta decisión se basa en la comparación de la información que ha retenido nuestro cerebro sobre otros productos.

“No solo es crucial para el cerebro recordar cosas, sino también sopesar qué tan buena es la memoria: ¿qué tan seguros estamos de que un recuerdo específico es preciso?” explica Hsin-Hung Li, del departamento de psicología de la Universidad de Nueva York y el Centro de Ciencias Neurales y autora principal del estudio.

“Si sentimos que nuestra memoria para el elemento en línea visto anteriormente es pobre o incierta, nos desplazamos hacia atrás y revisamos ese elemento nuevamente para asegurar una comparación precisa”, añadió.

Un ejercicio de memoria operativa

La ciencia ha identificado las regiones del cerebro que se encargan de almacenar la información, pero hasta ahora, se desconocía si estas también intervienen en la calidad con la que se recuerda. Un nuevo esfuerzo por determinarlo conllevó un par de experimentos.

En el primero, participantes humanos realizaron una tarea de memoria de trabajo visual espacial. Consistía básicamente en recordar la ubicación de un objetivo presentado como un punto blanco de aparición breve y aleatoria en la pantallada de una computadora e informarla con el movimiento de sus ojos. Mientras tanto, los investigadores monitoreaban la actividad cerebral con un escáner de imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI).

Durante experimento, los científicos lograron predecir con precisión los errores de memoria cometidos por los participantes. Gracias a las imágenes cerebrales, determinaron qué recuerdos evocaban los participantes y, con esta referencia, detectaron los errores con respecto a la realidad.

Las partes del cerebro encargadas de medir la calidad de los recuerdos

El objetivo del segundo experimento era saber cuán seguros se sentían los participantes de sus recuerdos durante la tarea de ubicación. Por tanto, no solo debieron informar la ubicación recordada, sino también cuán seguros estaban de su memoria en cada ronda.

Las imágenes de resonancia magnética mostraron actividad en las mismas regiones del cerebro que permitieron a los científicos decodificar la incertidumbre informada por los participantes en el primero experimento. Fue así como concluyeron que las partes del cerebro encargadas de almacenar el contenido eran las mismas de medir la calidad de los recuerdos.

Según los autores, el estudio proporciona la primera evidencia de que el cerebro humano registra tanto el contenido como la calida de la memoria en las mismas regiones corticales.

Referencia:

Joint representation of working memory and uncertainty in human cortex. https://www.cell.com/neuron/fulltext/S0896-6273(21)00619-X

Escribir un comentario