Otro nuevo trozo de nuestra historia se ha revelado en las costas de las Islas Orcadas, en el archipiélago en Escocia. Dentro de una antigua tumba perteneciente al neolítico, los científicos encontraron dos particulares esferas de piedra pulida.

A lo largo de los años, cientos de ellas se han encontrado en diversos sitios arqueológicos –principalmente de Escocia y de las Islas Orcadas, además de Inglaterra, Irlanda y Noruega–. En algunos casos han estado talladas con patrones ornamentales, en otros, han tenido pequeños agujeros que las atraviesan y, en algunas ocasiones como el actual, han estado perfectamente pulidas y lisas.

Ahora, el descubrimiento reciente destaca entre los otros hallazgos por una característica muy particular: es la primera vez que las esferas se ubican en “ambiente natural”. Por ende, el lugar en el que estaban ubicadas y los elementos que las rodeaban podrían ser indicadores vitales para finalmente entender para qué se utilizaban las misteriosas esferas.

Las teorías

Inicialmente, debido a los varios diseños y grabados que se encontraron en algunas esferas, se pensó que ellas podrían ser una muestra de estatus para la época, según lo recopilado por LiveScience. Sin embargo, las piedras de más de 5.500 años variaban sus diseños más según su antigüedad que según la zona en la que estuvieran.

Eso llevó a los arqueólogos a notar que el cambio en el diseño estaba más sujeto a las fechas. Según lo que parece, las esferas de piedra pulida, como el par que recientemente apareció en una tumba antigua, parecen ser parte de los primeros estilos.

Antigua tumba
Crédito: Universidad de Lancashire Central.

Por otro lado, las piedras más ornamentadas y con diseños más elaborados han mostrado ser de épocas más avanzadas del neolítico. Pero, a pesar de esa revelación, aún no se tenía claro para qué servían en primer lugar.

Tomando como punto de partida las esferas que tenían hoyos que las atravesaban, se pensó que las antiguas civilizaciones las pudieron usar en su momento como armas. Eso simplemente al pasar una cuerda por los huecos y convertir la piedra en una especie de mangual primitivo.

Pero, aun así, no podían estar seguros de la función de los otros orbes, a los que se veía como posibles proyectiles. Por eso, con la finalidad de aclarar finalmente esa incógnita, los investigadores de la Universidad de Central Lancashire y ´los arqueólogos de los Museos Nacionales de Escocia unieron fuerzas.

Lo que se aprendió sobre la antigua tumba y las esferas en su interior

Esferas de piedra pulida
Crédito: Universidad de Lancashire Central.

Las excavaciones que revelaron la existencia de la tumba antigua y de las esferas de piedra pulida se dieron específicamente en la isla de Sanday. Después de cuatro años de investigaciones continuas, los investigadores finalmente tienen los suficientes datos para intentar reconstruir lo que hubo en la tumba y entender por qué se lo colocó allí.

Con esa finalidad, incluso crearon una reconstrucción virtual de la tumba y todas sus cabinas. En total, se identificaron 5 recámaras, pero solo 2 de ellas tenían restos cremados de humanos. Por su parte, también se encontraron solo 2 esferas de piedra pulida, cada una en una cámara distinta.

Crédito: Universidad de Lancashire Central.

Específicamente, los orbes se ubicaron en los bordes de sus respectivas cuevas. Junto a ellos, estaban ubicados variados jarrones alineados junto a las paredes de la tumba ubicada en la playa de Tresness. Según sus datos, durante el neolítico, la costa pudo estar mucho más lejos. Por lo que, ahora el sitio de excavación estaba en mucho más riesgo de ser dañado por una tormenta o una marejada muy fuerte.

De allí que se dedicaran por años a obtener todos los datos posibles de la zona antes de que la naturaleza lo hiciera imposible. Ahora, la información obtenida podría ayudarnos a entender mejor las costumbres y la vida de las civilizaciones antiguas de Gran Bretaña.

¿Para qué se usaron entonces las esferas de piedra encontradas en la antigua tumba?

´Muestra de las esferas de piedra de la tumba antigua.
Crédito: Universidad de Lancashire Central.

Según las observaciones de los científicos, lo más probable es que las esferas de piedra fueran simples elementos ornamentales para la tumba antigua. Eso explicaría por qué los orbes evolucionaron poco a poco para tener diseños más elaborados y llamativos.

Algo que definitivamente no resta su belleza a las esferas pulidas originales, cuyo acabado totalmente liso no solo es una vista para admirar sino también una muestra de la dedicación y esfuerzo que se puso en su manufactura.

Escribir un comentario