Ser un explorador del espacio es un sueño que muchos tenemos cuando pequeños. Pero, en la realidad, son pocos los que invierten todo el trabajo, tiempo y esfuerzo que implica perseguir una carrera como esa. Por ese motivo, solo un pequeño grupo de personas pueden decir ahora que han viajado al espacio y que han podido comer, dormir y vivir allí junto a sus compañeros astronautas.

Con el paso del tiempo, las condiciones para las misiones de exploración e investigación a largo plazo se han ido puliendo para mejorar la estadía de tan selectos grupos. Eso mientras en paralelo se trabajaba para abrir nuevos caminos para que otras personas también puedan visitar el espacio, aunque bajo condiciones distintas.

La reciente partida de la tripulación de la misión Inspiration4 de SpaceX es un claro ejemplo de eso. Gracias a ellos, una tripulación totalmente civil podrá orbitar la Tierra por tres días y vivir una experiencia que siempre ha estado reservada para solo unos pocos.

Con ella, vendrá la posibilidad de incluso comer en el espacio mientras observan la Tierra. Lo que ha llevado a muchos a preguntarse no solo qué platillos se servirán en ese viaje, sino también qué comidas son las típicas a la mesa de los astronautas.

¿Qué suelen comer los astronautas en el espacio?

Inicialmente, las opciones dietéticas para los astronautas eran bastante escasas. Un ejemplo de eso es el menú de la misión del Apolo 11, que llevó al hombre a la Luna. En su momento, su oferta contaba con ensalada de jamón para untar, cuadrados de tocino, cubos de galleta de azúcar y un paquete húmedo de pavo y salsa

Pero, en la actualidad, programas de alimentos como los de la Estación Espacial Internacional (ISS) se destacan por tener cientos de elementos que los tripulantes de las misiones pueden seleccionar para conformar sus menús personalizados.

Igualmente, también se cuenta con bocadillos adicionales que los astronautas también pueden seleccionar para comer en el espacio. Todo mientras se procura que sus dietas cumplan con una ingesta de al menos 2.500 calorías diarias.

Una de las comidas más típicas son las tortillas, mezcladas y rellenas con lo que sea que deseen los astronautas. Con ellas, los exploradores espaciales pueden comer mientras mantienen una mano libre para otras tareas y, además, tal como explica The Astronaut’s Cookbook: “son divertidas de usar como frisbees”.

En consecuencia, la diera espacial actual termina siendo muy similar a la que podemos tener en la Tierra. La única gran diferencia es que los alimentos suelen estar precocidos y preparados con antelación, por lo que todo está planeado de antemano y ningún astronauta debe “cocinar” durante su viaje.

Las comidas más curiosas que han tenido los astronautas en el espacio

Como dijimos, los menús suelen ser personalizados para cada astronauta, pero no en su totalidad. De hecho, específicamente una quinta parte queda totalmente a la disposición de ellos, mientras que el resto se organiza con raciones compartidas.

Por ese motivo, cada cierto tiempo se presentan algunos platillos curiosos que los astronautas decidieron comer en el espacio. El primero en iniciar esa tradición fue el astronauta John Young, quien estuvo a bordo de la misión Gemini 3 en 1965. Básicamente, el hombre coló un sándwich de maíz y carne que luego compartió con su compañero de cabina, Gus Grissom, mientras migajas de pan flotaban a su alrededor.

El siguiente sándwich en visitar el espacio fue uno de tocino, y llegó 50 años más tarde que su valiente predecesor. Esta vez, la comida era para el astronauta británico Tim Peake, quien contó con la asistencia del famoso chef Heston Blumenthal para hacer su petición realidad. Para esa ocasión, no hubo migajas volando por ningún lado.

Otro de los grandes alimentos que llegaron a la ISS fue el café expresso, solicitado por la astronauta italiana Samantha Cristoforetti. En mayo de 2015, ella hizo historia al prepararse una taza de café en el espacio, algo que rompía con la tradición de beber café instantáneo ionizado que hubo antes.

La máquina de café de Cristoforetti se mantuvo por casi dos años en la ISS hasta que fue removida en el 2017… para la mala suerte de los futuros astronautas.

Una nueva adición al menú espacial

Ahora, no se sabe exactamente qué alimentos se incluirán en la misión Inspiration4, pero al menos conocemos uno de los platillos del menú. Eso gracias a lo que reveló la tripulante Sion Proctor. SpaceX le consultó qué comida le gustaría comer en el espacio como los astronautas, y ella respondió sin dudarlo: pizza.

Ahora, al parecer su petición se hará realidad y podrá disfrutar de una rebanada de pizza mientras contempla la Tierra por las ventanas de la cápsula Crew Dragon, según relata Inverse.

Escribir un comentario