Los estudios de la arqueología son vitales para que podamos conocer nuestro pasado, así como el de todo lo que nos rodea. Sin embargo, incluso ahora, los métodos que hemos desarrollado para hacerlo están lejos de ser perfectos. Como una forma de mejorarlos, se ha creado una solución estadística que podría llevar a la datación arqueológica al siguiente nivel.

La nueva metodología se presentó recientemente a través de una publicación en Journal of Archaeological Science. Detrás de ella estuvieron los investigadores Michael Holton Price, José M. Capriles, Julie A. Hoggarth, R. Kyle Bocinsky, Claire E. Ebert y James Holland Jones.

Gracias a la iniciativa dirigida por Price, ahora tenemos la oportunidad de estudiar con mucho más detalle las épocas pasadas. Algo que nos ayudará a entender mejor a nuestros ancestros, su historia y sus costumbres.

El problema con la datación por radiocarbono

En la actualidad, una de las formas más eficientes para estimar la densidad poblacional de épocas antiguas es a través de la datación con radiocarbono. Ella se encarga de medir los niveles de carbono 14 en la materia orgánica y, con el enfoque de “fechas como datos”, se consigue lo que se conoce como densidades de probabilidad sumadas (SPD, según sus siglas en inglés).

Con las SPD se obtiene una estimación bastante cercana de lo que pudo ser la densidad poblacional en cierto periodo de tiempo. El detalle acá está en que la metodología tiene una falla base: no tiene una “línea de partida fija”. Eso último se debe a que los niveles de carbono 14 en la atmosfera fluctúan con el tiempo y, en consecuencia, dos mediciones con el mismo número no necesariamente corresponden al mismo espacio o densidad poblacional.

A ese fenómeno se lo conoce como “equifinalidad” y es un problema que hace que las estimaciones actuales tengan el riesgo de ser altamente imprecisas. Fue justamente el deseo de erradicar ese problema para la datación arqueológica lo que llevó a Price y a sus colegas a desarrollar una nueva solución estadística.

Una nueva solución estadística para un antiguo problema de datación

Gracias a su nuevo enfoque, la “equifinalidad” causada por las fluctuaciones del carbono 14 ambiental finalmente podría ser contrarrestada. Específicamente, la solución estadística diseñada para mejorar la datación arqueológica consiste en una mezcla del razonamiento bayesiano y un modelo de probabilidad flexible.

La combinación de ambos enfoques permite ir más allá de la “equifinalidad” y establecer una base mucho más estable para las mediciones arqueológicas del futuro. Como un ejemplo de su funcionalidad, se trabajó con los registros de radiocarbono de la antigua población maya de Tikal.

Gracias al nuevo sistema fue posible comprobar las bruscas fluctuaciones poblacionales que la antigua ciudad llegó a sufrir. Unas que, se habían presentado como posibilidades, pero que no se pudieron comprobar en su momento. Ahora, la solución estadística sumada a los sistemas de datación arqueológica le ha dado a los arqueólogos las pruebas que tanto esperaban.

“Sentando las bases para el trabajo futuro”

Antigua reliquia cuya edad se averigua con datación arqueológica.

De acuerdo a Price, la solución estadística que desarrollaron apenas y ha empezado a mostrar su potencial para la datación arqueológica. Desde su perspectiva, su trabajo está “sentando las bases” para futuras investigaciones en el área, de forma que puedan obtener lecturas más precisas y datos más confiables.

Adicionalmente, en un futuro Price y sus colegas esperan poder sumar a su modelo los datos de ADN antiguos. De acuerdo a sus proyecciones, con esa “fusión” se podrían obtener lecturas incluso más completas de las civilizaciones pasadas, ayudándonos a entender con mucha más claridad lo que fueron, qué hicieron y por cuánto tiempo.

Referencia:

End-to-end Bayesian analysis for summarizing sets of radiocarbon dates: https://doi.org/10.1016/j.jas.2021.105473

Escribir un comentario