El agua de un pequeño lago en Jordania se ha tornado roja repentinamente, sorprendiendo a los habitantes de la zona. El cambio ocurrió de forma repentina y, para el sábado pasado, ya había llamado la atención de los grupos científicos de la zona como un fenómeno nunca antes visto en el cuerpo de agua.

El pozo de aguas rojas está relativamente cerca del icónico Mar Muerto, pero no comparte ninguna conexión con él. En consecuencia, aunque la tonalidad de rojo que ha alcanzado se parece a la que se puede encontrar a veces en las aguas del icónico mar, no se puede achacar su presencia a la influencia del gran cuerpo de agua salada.

La reacción del mundo

La particular coloración del pozo no tardó en llamar la atención de los turistas y lugareños. En consecuencia, rápidamente redes sociales como Twitter se llenaron con imágenes y comentarios sobre la particular visión.

El pequeño lago, con agua de una tonalidad rojo sangre, se encontraba totalmente cercado por grandes y altas rocas, muy cerca de la línea de la costa. Sin embargo, al estar totalmente aislado de ella, no faltó quién se preguntara en las redes qué había pasado para que el pozo cambiara su color tan notoriamente.

Debido a eso, tal como reporta The Jerusalem Post, el mundo de la ciencia y las autoridades de la zona se encuentran estudiando el caso. Para ese fin, el Ministerio del Agua de Jordania envió equipos de expertos a tomar muestras del agua roja del pozo.

¿Por qué el agua del pequeño lago se ha tornado roja?

Por los momentos no se han podido realizar análisis concluyentes de las muestras que se tomaron recientemente. Sin embargo, eso no implica que debamos quedarnos sin una explicación. De hecho, ya existen algunas teorías que podrían explicar de dónde ha salido el agua roja del lago.

Inicialmente, la idea podría hacernos recordar antiguos pasajes bíblicos sobre las aguas rojas y la plaga. Pero, en la actualidad, la verdadera explicación detrás del fenómeno está mucho más ligada con los procesos químicos que naturalmente ocurren en el agua.

En primer lugar, de acuerdo a lo que dijo el líder del Sindicado de Geólogos de Jordania, Sakhr Al-Nusour, para el medio de noticias Jordanian Al Ghad, la extraña coloración del agua puede deberse a una reacción entre las algas de la zona, el óxido de hierro y otras sustancias añadidas por la acción humana.

En otras oportunidades, el agua de otros cuerpos de agua como el Río Alexander también se tiñeron de rojo, pero por motivos muy diferentes. Según la organización de protección de la naturaleza en Israel, el año pasado tal evento se debió a la cantidad de sangre de los mataderos de West Bank que terminó cambiando el color del río.

Actualmente, es poco probable que ese sea el motivo del cambio de color del pozo. Pero, por ahora, no se puede asegurar nada.

Para eso, tendremos que esperar hasta los próximos días, cuando se revelen los resultados de las muestras tomadas durante el fin de semana pasado, según aseveró Omar Salama, un vocero del ministerio. Hasta entonces, la ciencia solo podrá especular sobre los motivos por los que el agua del pequeño lago se tornó roja.

Escribir un comentario