Las discapacidades visuales suelen ser afecciones altamente asociadas con la edad y que, con el tiempo, se hacen más graves. Ahora, una nueva investigación ha asociado la incidencia de las condiciones oculares con un incremento en el riesgo de desarrollar demencia.

Para estudiar dicha posibilidad, la investigación hizo exámenes a miles de participantes entre el 2006 y el 2010. Luego de eso, se les hizo un seguimiento cercano hasta el 2021. Al final, sus resultados se publicaron a través del British Journal of Ophthalmology.

Rastreando posibles indicadores de riesgo

En estudios anteriores ya se había podido identificar una relación entre los problemas auditivos y los riesgos de demencia. Adicionalmente, también se investigaron las posibles relaciones entre condiciones oculares individuales y el riesgo de demencia.

Ahora, el estudio que incluyó a más de 12.364 participantes adultos de entre 55 y 73 años, ha buscado dar una mirada más general a dicho campo. Con eso en mente, ha prestado atención a variadas enfermedades oftalmológicas como la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), las cataratas, la enfermedad ocular relacionada con la diabetes (DRED) y el glaucoma.

Ojo de mujer.
Vìa Pixahive.

En ocasiones anteriores, se ha visto cómo esas condiciones se asocian con otras afecciones sistémicas como la diabetes, la hipertensión arterial, las enfermedades cardíacas, la depresión y los accidentes cerebrovasculares. Debido a eso, la investigación nueva también buscó determinar si el riesgo de demencia estaba más asociado a las condiciones sistémicas o a las oculares.

Estas condiciones oculares se han relacionado con un mayor riesgo de demencia

De acuerdo a los datos obtenidos, los casos de cataratas, DMAE y DRED se relacionaron con una incidencia más alta de casos de demencia. Por su parte, el glaucoma solo presentó esas señales para ciertos casos. Específicamente, se relacionó con un aumento de casos de demencia vascular, pero no de Alzheimer.

Con eso, se detectó que incluso con la falta de afecciones sistémicas, el riesgo de demencia seguía presente en las personas con condiciones oculares. Sin embargo, el mayor número de reportes se dio cuando convergían tanto los problemas sistémicos como los oftalmológicos.

Por ahora, solo podemos hablar de correlaciones

Ojo azul.
Vìa Pixabay.

Como podemos ver, la investigación actual fue simplemente un proyecto de observación longitudinal. En otras palabras, no hubo un verdadero control de variables ni de condiciones externas que pudieran señalar una relación de causa y efecto entre ambos factores.

Debido a eso, por ahora solo podemos hablar de correlaciones entre la incidencia de las condiciones oculares y de un mayor riesgo de demencia. En el futuro, otros estudios más detallados podrían ayudarnos a determinar la verdadera naturaleza de la relación.

Referencia:

Associations of ophthalmic and systemic conditions with incident dementia in the UK Biobank: http://dx.doi.org/10.1136/bjophthalmol-2021-319508

Escribir un comentario