Los mamuts lanudos son uno de los animales más conocidos e icónicos de la prehistoria. En su momento, vagaron por el Ártico y compartieron gran parte de sus espacios los antiguos humanos que habitaban la zona. Para estos momentos, los mamuts ya llevan más de 4 mil años extintos, pero eso podría cambiar pronto gracias a un nuevo proyecto de la ciencia que intenta “revivir” a al menos un ejemplar.

En su tiempo, nuestros antepasados cazaron a los mamuts por su carne, pelaje y colmillos, que utilizaban como alimento, abrigo y herramientas, respectivamente. Pero esa no era el único gran rol que tenían las antiguas grandes criaturas. De hecho, también eran vitales para el mantenimiento del equilibrio ecológico en el Ártico.

Ahora, el revivir a los mamuts gracias a las diferentes muestras de huesos, dientes, piel, pelo y demás elementos, no solo se podría aprender más sobre las criaturas, sino que también se abriría la posibilidad de contar con ellos como nuevos aliados en nuestra lucha contra el cambio climático.

¿La ciencia traerá de vuelta a la vida a los mamuts?

Por ahora, según reporta la AFP, los planteamientos de la ciencia sobre cómo se podría revivir a los mamuts aún no se han comprobado. Sin embargo, un grupo de biocientíficos de la nueva compañía Colossal junto con un genetista de Harvard han decidido llevar a cabo experimentos en el ámbito.

Con eso en mente, esperan aprovechar el mapa genético que la multitud de muestras obtenidas hasta la fecha nos han permitido crear. Desde el pasado lunes, la compañía anunció su intención al mundo. Por lo que, dentro de poco podríamos escuchar más noticias sobre sus experimentos y los avances que han obtenido hasta el momento.

Pero… ¿cómo planean revivir a los mamuts?

En resumen, los biocientíficos de Colossal esperan aprovechar las similitudes existentes entre los elefantes asiáticos actuales y los antiguos mamuts. En general, se cree que ambos comparten al menos un 99,6% de su ADN.

Ojo de elegante.
Vìa Pixabay.

En otras palabras, existe una gran posibilidad de que el mapa genético actual de los mamuts podría complementarse con el de los elefantes asiáticos. De ser así, la ciencia espera poder revivir al menos a un ejemplar que sea una fusión entre los mamuts y los elefantes asiáticos.

Un arma inesperada contra los efectos del cambio climático

Como ya lo mencionamos, los mamuts fueron miembros vitales del ecosistema de la tundra ártica. Gracias a sus constantes viajes y desplazamientos, ayudaban a dispersar las semillas y a mantener los terrenos tan fértiles como sanos.

Ahora, si la ciencia logra revivir a los mamuts, la especie podría retomar sus antiguas costumbres y ayudar a equilibrar el ecosistema Ártico que, a causa del cambio climático, está recuperando algunos de sus espacios verdes.

Pero esa no sería la única utilidad del descubrimiento. Si se hace posible revivir mamuts, nada detiene a la ciencia para intentar lo mismo con especies que actualmente estén en peligro de extinción –de las que además sería mucho más fácil hacer un mapa genómico completo–. De esa forma, los biocientíficos esperan poder desarrollar una herramienta para contrarrestar los efectos dañinos que el cambio climático ha tenido en la naturaleza.

Escribir un comentario