La historia de la curiosa escultura ‘Floating Head’ de Richard Groom se ha hecho notoria de nuevo después del regreso triunfal de la obra de arte a Canting Basin. La icónica cabeza flotante de Glasgow estuvo perdida durante décadas y, ahora, luego de un proceso de recuperación y restauración, finalmente está lista para mostrarse al público.

Por mucho tiempo, sus 26 toneladas de piedra estuvieron sometidas al embate del tiempo y del vandalismo sin ningún tipo de cuidado extra. Pero gracias a las labores de reparación, la creación de Groom ha quedado casi como nueva, según reportó The Guardian.

Un largo camino a casa

Inicialmente, la escultura de la cabeza flotante se creó como una pieza principal de la inauguración del Garden Festiva de Glasgow en 1988. Luego de que la obra adornara la media luna del Centro de Ciencias, su particular perfil cayó en el olvido por varios años.

En consecuencia, ‘Floating Head’ terminó rondando varios muelles y vertederos, donde fue presa del ataque del tiempo y del ambiente. Inicialmente, la escultura de 7 metros estuvo abandonada en un muelle, pero fue llevada a Clyde Boat Yard una vez se supo que el primero sería demolido.

Cabeza flotante de Glasgow en la orilla.
Crédito: @ColinHattersley/Twitter.

Luego de ese momento, pasó años en el olvido hasta que la familia de Groom reactivara su búsqueda. Todo debido a que, durante su funeral en el 2019, el recuerdo de su ‘Floating Head’ fue un tema común y sus familiares desarrollaron la fuerte determinación para ubicar nuevamente la obra e intentar devolverle su vieja gloria.

Gracias al apoyo del Sculpture Placement Group (SPG), Andy Groom y su familia pudieron dar con la gran cabeza flotante de Glasgow y comenzar los procesos de restauración. Con ellos, se removieron los grafitis que cubrían la estructura, pero se dejaron aún los musgos y áreas que fueron afectadas por la erosión natural.

La cabeza flotante de Glasgow vuelve a decorar sus aguas

Una vez se ubicó nuevamente la cabeza, fue necesario volver a descifrar cómo lograr que flotara. Debido a sus grandes dimensiones y gran peso, el hacer que se mantenga a flote nunca fue una hazaña sencilla.

En la actualidad, la cabeza flotante de Glasgow se encuentra colocada sobre el casco de un barco y posee un “cuerpo” de metal que da forma al hormigón con el que se lo cubrió. Ahora que se ha vuelto a hacer que la estructura sea funcional, se planea utilizar a ‘Floating Head’ como una forma de llevar a las personas a un viaje por sus recuerdos de un momento histórico determinante para la zona.

La gente todavía recuerda el festival Garden como un gran punto culminante, estaban conscientes del enfoque en Glasgow y los visitantes, y también marcó un punto de inflexión para la ciudad desde el post- industrial a un destino cultural”, dijo Kate Robertson, codirectora de SPG.

De nuevo bajo los reflectores

Cabeza flotante de Glasgow en el agua.
Crédito: @ColinHattersley/Twitter.

Para finales del presente mes se espera realizar la presentación oficial de la obra de arte restaurada. Para eso, la cabeza flotante formará parte del nuevo festival Glasgow Doors Open Days. Junto a ella, también flotarán otras esculturas a lo largo del Govan, para crear en conjunto un paseo similar a una galería para quien desee visitar el festival.

Según se sabe, el dueño del terreno donde estuvo ‘Floating Head’ por años ha acordado prestar a largo plazo la escultura para que se la exhiba. Sin embargo, tanto la SPG como los Groom aún están en la búsqueda de un lugar donde colocar permanentemente la cabeza flotante de Glasgow.

Escribir un comentario