El descubrimiento de dos esqueletos abrazados que datan de hace unos 1,500 años en China ha logrado conmover a la comunidad científica. Un hombre y una mujer fueron enterrados en una misma tumba probablemente como una manifestación del apoyo comunitario a su relación en vida, constituyendo un hallazgo excepcional en la región para los investigadores.

En su artículo en International Journal of Osteoarchaeology presentan algunas teorías que explicarían el entierro de dos cuerpos humanos en una posición tan cercana. Y aunque nada es definitivo aún, puede que su hallazgo constituya una prueba de la visión que tenía la dinastía Wei del Norte de China sobre dos aspectos sumamente inquietantes para la humanidad: el amor y la muerte.

El peculiar hallazgo de dos esqueletos abrazados en China

Mientras se llevaba a cabo una excavación en la ciudad de Datong, en la provincia china de Shaanxi, se descubrió una tumba que alojaba dos esqueletos posicionados de forma muy cercana.

En el lado izquierdo, el esqueleto masculino yace con un brazo extendido y parece sostener el la cintura del esqueleto femenino a su lado con uno de sus brazos. El cráneo del esqueleto femenino, que se encontraba de costado a su lado, presionaba su rostro contra el hombro de su compañero, su brazo también reposaba sobre su cintura. Además, el dedo anular femenino se introducía en un anillo de plata.

Los investigadores creen que esta postura es una clara sugerencia de que se trataba de una pareja conformada por un hombre y una mujer que, en vida, tuvieron una relación amorosa. Probablemente debido a ello fueron enterrados juntos y colocados intencionalmente con tanta cercanía.

La historia detrás del abrazo de los esqueletos

Por el momento, es difícil, por no decir imposible, determinar con certeza quiénes eran los integrantes de esta pareja, o cómo murieron. Sin embargo, algo tan simple como la posición de sus cuerpos dentro de una misma tumba abre un camino de posibilidades que podrían desvelar algunos detalles de su vida.

Los restos estaban excepcionalmente bien conservados a pesar de ser milenarios. Gracias a ello, los investigadores pudieron estimar una edad de alrededor de 30 años para el hombre, mientras que la mujer era un poco mayor al momento de su muerte, con uos 35 años.

Ilustración de la presunta pareja enterrada en función de la posición de abrazo de esqueletos en la tumba.
Ilustración de la presunta pareja enterrada basada en el abrazo que mantienen sus esqueletos en la tumba en China. Crédito: Qian Wang.

El esqueleto del hombre mostraba una fractura sin curar en el cúbito de su brazo derecho, así como la ausencia del cuarto dedo de su mano derecha. Ambas lesiones aluden a una vida muy movida en la que quizás se desempeñó como guerrero. Por su parte, el esqueleto de la mujer mostró indicios de problemas con sus muelas del juicio.

La apariencia y postura de los esqueletos abrazados hallados en China deja tantas posibilidades que la intriga se mantiene latente. Lo que parece ser un hecho es que la mujer estaba más sana que el hombre.

Suicidio como una opción para seguir al amante después de la muerte

Dada la naturaleza de las lesiones y el tiempo en el que vivieron, es probable que este muriera por una infección. La mujer quizás decidió suicidarse para ser enterrada a su lado, quizás como manifestación de la visión sobre el amor y la muerte en aquel entonces.

De hecho, esta teoría es consistente con los valores de la época. 500 años después del confucianismo, durante la dinastía Wei del Norte (386 a 534 d.C.), los arrebatos de amor se hicieron populares, en especial por romper con los tradicionalismos chinos.

Como ejemplo, la leyenda de los amantes mariposa: Liang Shanbo y Zhu Yingtai. De forma resumida, cuenta que una mujer saltó a la tumba de su amante fallecido a fin de unirse con él para la eternidad. Después de ello, sus espíritus emergieron del sepulcro como mariposas.

Aunque suene cursi y totalmente contraindicado para las nuevas tendencias de asertividad y salud mental de nuestros tiempos, este tipo de expresiones de amor fueron muy válidas en el pasado. Quien no lo crea, puede echar un vistazo a la obra de Shakespeare, Romeo y Julieta.

Una manifestación de apoyo cultural antiguo hacia el amor

Durante este período, el budismo también empezó a ganar espacio en China y, con ello, la creencia en una vida después de la muerte. Con ello, suena lógico y congruente que las familias de la pareja estuvieran de acuerdo en enterrar sus cuerpos juntos, manteniendo incluso un anillo de amor, que representara su vínculo en su siguiene faceta.

“Esta no es solo una expresión más amplia de amor, sino que también muestra el apoyo de la comunidad”, señala Qian Wang, paleoantropólogo y profesor de la Facultad de Odontología de la Universidad Texas A&M.

Quizás no solo por su atractivo arqueológico, sino también por el significado tan profundo de este entierro, ambos esqueletos se han dejado juntos. Próximamente se exhibirán en un museo.

Referencia:

Eternal love locked in an embrace and sealed with a ring: A Xianbei couple’s joint burial in North Wei era, China (386–534 CE). https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/oa.3009

Escribir un comentario