Todos conocemos bien la historia que rodeó a la Segunda Guerra Mundial y a la carrera por crear la primera arma nuclear. Ahora, décadas más tarde, los cubos de uranio nazi que fueron confiscados por Estados Unidos se han perdido en su propio territorio, ¿qué ha pasado con ellos?

Para poder responder a esa pregunta, los profesores de ciencia e ingeniería de la Universidad de Maryland, Hiebert y Timothy Koeth, conversaron con Business Insider. Por años, el dúo ha estado recopilando información sobre los cubos para poder entender cuál fue su viaje para llegar hasta Estados Unidos y qué pasó con ellos después de eso.

El programa nuclear de la Alemania nazi

Claramente, la historia de los cubos de uranio nazi comienza con el programa nuclear de la Alemania gobernada por Hitler. Básicamente, la meta del proyecto era desarrollar un modo de “activar” el uranio para generar reacciones en cadena que pudieran utilizarse como armas.

De forma natural, el uranio no es muy reactivo, por lo que los cubos de aproximadamente 5 cm y de unos 2 kg no son una amenaza por sí mismos. Pero, si se los desequilibra, entonces se convierten en las peligrosas armas cuyos terribles efectos ya conocemos.

Cubos de uranio nazi.
Crédito: Atomkeller-Museum Haigerloch, Alemania.

Para su proyecto, que nunca llegó a completarse, los nazis trabajaron con dos reactores. Uno grande de con unos 664 cubos de uranio y otro más pequeño con alrededor de 400. En total, los nazis fabricaron poco más de mil cubos para sus experimentos.

La misión “Alsos” y cómo llegaron los cubos de uranio a Estados Unidos

Al estar enterado de los experimentos nucleares de los nazis, Estados Unidos puso en marcha la misión “Alsos”. Inicialmente, debían infiltrarse en los países europeos vecinos y recopilar información sobre el proyecto.

Una vez se logró la victoria, la misión evolución a una carrera contra el tiempo. Básicamente, los agentes debían ubicar y extraer los cubos de uranio nazi de los reactores antes de que la Unión Soviética pudiera hacerlo.

Al final, la misión solo pudo recuperar los cubos del reactor principal. Por otra parte, el más pequeño nunca fue hallado y se desconoce el paradero de sus 400 cubos de uranio.

Estados Unidos recuperó cientos de cubos de uranio nazi, pero muchos actualmente están perdidos

Cubo conservado de uranio nazi
Crédito: Matthan Brown/Museo Nacional de Historia y Ciencia Nuclear. Vía nuclearmuseum.org

Debido a todo el cuidado que requirió la misión “Alsos” se pensaría que una vez los cubos de uranio nazi llegaran a Estados Unidos se los mantendría extremadamente vigilados. Sin embargo, ese por mucho no fue el caso.

En general, la nación estadounidense nunca fue muy abierta con su programa nuclear. En consecuencia, los registros actuales que los profesores pueden consultar son muy pocos. De allí que, incluso en la actualidad, solo se sepa realmente del paradero de 14 de los más de 600 cubos de uranio nazi que se recuperaron a mediados de los cuarenta.

¿Por qué se perdieron?

En la actualidad, Koeth tiene 2 de los 14 cubos de uranio nazi, la nieta de Marie Curie tiene otro, y otros ejemplares han terminado en museos y centros de investigación como instrumentos de enseñanza. Sin embargo, cuando se intenta entender cómo los cubos llegaron a sus nuevos dueños, casi siempre se descubre una simple cadena de regalos que no se puede relacionar directamente con el programa nuclear estadounidense.

Por un lado, los investigadores consideran que probablemente los cubos fueron simplemente reutilizados en investigaciones en Estados Unidos. Por el otro, también sospechan que muchos ejemplares pudieron terminar actuando como “souvenirs” tomados de forma extraoficial.

Escribir un comentario