Desde su presentación, sabemos que el rendimiento de Windows 11 supera a Windows 10 por su mejor aprovechamiento de los nuevos procesadores. No obstante, Microsoft igualmente ha manifestado que el funcionamiento del nuevo sistema operativo es mucho mejor que el anterior, incluso en computadores con hardware que no es reciente.

En ese sentido, se hicieron pruebas con Windows 10 y 11 en computadores con las mismas característica y el fabricante explicó cuáles son las implicaciones de esta mejora de rendimiento.

Windows 11 tiene mejor rendimiento incluso en equipos viejos

Tener Windows 11 es la nueva meta de muchos usuarios que siempre buscan probar las novedades desde los primeros días. Sin embargo, los problemas de compatibilidad parecieron frustrar los planes de muchas personas. Pese a ello, recientemente la empresa decidió quitar las restricciones de instalación para equipos que no cumplen todos los requisitos. Un movimiento que parece cobrar más sentido cuando vemos que Steve Dispensa, Gerente de Producto de Microsoft explica cómo Windows 11 puede potenciar el viejo hardware.

En primer lugar, Windows 11 tiene mejor rendimiento en hardware no tan reciente gracias a su gestión de memoria y CPU. Con ella, el sistema le da prioridad a las ventanas que se encuentran en primer plano, haciendo que la interacción con el sistema sea más fluida. Esta misma modalidad de gestión de memoria se aplica en los navegadores, dándole prioridad a las pestañas en uso sobre las demás. De acuerdo a las pruebas de Microsoft, esto reduce el uso de memoria en un 32% y el del procesador en un 37%.

Por otra parte, Windows 11 propone un mejor rendimiento sobre Windows 10 en equipos iguales, cuando se trata de actualizaciones. En ese sentido, las que corresponden al nuevo sistema operativo son 40% más pequeñas. Además, el nuevo motor de actualización se dedica a obtener únicamente los archivos que aplican al computador en cuestión. Es decir, no descarga un paquete completo para instalar solo algunas opciones.

Otro factor que menciona Microsoft es la gestión de energía, aplicando llamadas optimizadas a componentes de hardware involucrados en la correcta gestión de memoria. De esta forma, se ahorra energía para ser aplicada en los procesos que lo vayan necesitando.

Contando con todo esto, desde Microsoft indican que la experiencia de Windows 11 es la más fluida y rápida en comparación con la de Windows 10 en equipos iguales.

Escribir un comentario