El virus del papiloma humano (VPH), es uno de los mayores factores que aumentan el riesgo de cáncer de boca y garganta, pero eso podría cambiar pronto gracias a la vacuna contra el VPH. Eso al menos de acuerdo a las proyecciones realizadas por los investigadores Yuehan Zhang, Carole Fakhry y Gypsyamber D’Souza.

El trío de científicos desarrollaron un modelo probabilístico que buscaba mostrarnos la forma en la que las vacunaciones actuales contra el virus podrían dar forma a nuestro futuro. Al finalizar su trabajo, procedieron a publicarlo en la revista científica JAMA Oncology.

El riesgo del VPH

Básicamente, el VPH es el virus infeccioso de transmisión sexual más común en el planeta. Por lo general, su presencia es silenciosa y la infección puede llegar a desaparecer sin presentar muchos problemas.

Sin embargo, el detalle está en que algunos casos de contagio sí se complican, y allí empiezan los riesgos. En particular, se ha visto que el VPH es un alto factor de riesgo para el desarrollo de cánceres como el de boca y garganta (orofaríngeo) y el de cuello uterino.

Vacuna contra el VPH.
Vía Pixabay.

En la actualidad, según la Oral Cancer Foundation, cada año se contabilizan 50 mil casos nuevos causados por el virus en los Estados Unidos. Según las proyecciones de los investigadores, la vacuna contra el VPH podría hacer que los reportes de cáncer asociados a la enfermedad sean cada vez más escasos en el futuro.

¿Cómo las vacunas contra el VPH ayudarán a disminuir los casos de cáncer?

Simple: a través de la prevención. Para la fecha, no se ha creado un tratamiento o cura que sea específico para el virus del papiloma humano. Como consecuencia, quien lo contrae debe lidiar con los síntomas, sin realmente poder hacer algo para eliminar la causa.

Ahora, la vacunación contra el virus podría acabar con ese problema. Eso debido a que ella sirve como una barrera protectora previa a la infección. Entonces, gracias a la vacuna, las personas no tienen riesgo de infectarse y, por ende, su posibilidad de desarrollar cáncer también disminuye.

La posibilidad aún se encuentra en el futuro lejano

El gran detalle de la investigación es que los efectos positivos de las vacunas solo se verán a mediano y largo plazo. Eso debido a dos motivos. Primero, la población más adulta no se ha vacunado en su mayoría, por lo que es vulnerable a la infección. Segundo, los más frecuentemente vacunados son jóvenes y el VPH es más común a partir de la mediana edad, por lo que habrá que esperar a que la población envejezca para observar todos los efectos positivos de la vacunación.

Estimamos que la mayoría de los cánceres de orofaringe entre 2018 y 2045 ocurrirán entre personas de 55 años o más y que no han sido vacunadas”, dijo Zhang, profesor en el departamento de epidemiología de la Escuela Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins.

Eso debido a que, para el 2045 la proporción de personas jóvenes (entre 35 y 45 años) vacunadas podría ser del 71%. Por su parte, el 37% de la población de entre 46 y 55 años también estaría protegido. Solo las personas entre 56 y 69 años, o entre 70 y 83 años tendrían porcentajes de vacunación de 9% y 0%, respectivamente.

Algo que, en consecuencia, llevaría a que menos personas estuvieran expuestas al virus. Un detalle que, además, conduciría a una disminución de los reportes de cáncer asociado al VPH, todo gracias a la vacuna.

Referencia:

Projected Association of Human Papillomavirus Vaccination With Oropharynx Cancer Incidence in the US, 2020-2045: doi:10.1001/jamaoncol.2021.2907

Escribir un comentario