Fuera del contexto científico, literario y amoroso, hablar de los fluidos resultantes del apareamiento de las especies es desagradable para la mayoría. Sin embargo, los hallazgos de un nuevo trabajo sobre la espuma de rana llegan justo a tiempo para romper con los tabúes al revelar una importante utilidad en la administración de drogas en humanos.

Espuma de rana, el refugio perfecto para las crías después del apareamiento

Durante las lluviosas noches de verano en el norte de Trinidad, los bosques son escenario de competencias, serenatas y apasionadas sesiones de apareamiento entre las ranas de Túngara (Engystomops pustulosus).

Espuma de rana Túngara liberada después del apareamiento.

El resultado de su idilio de amor es una espuma espesa que baten macho y hembra con sus patas trasera. Dentro de ella, residen los huevos resultantes de la fertilización, que quedan ocultos de los depredadores y las bacterias, y protegidos de las temperaturas extremas y la radiación ultravioleta.

La espuma de rana Túngara es el refugio idóneo para sus huevos, no solo por su capacidad de ocultarlas y protegerlas contra los agentes ambientales nocivos; también por el hecho de ser especialmente duradera. Puede resistir ambientes tropicales severos durante más de una semana.

La espuma es una forma práctica de administrar drogas

Dejando de lado el mundo salvaje y ubicándonos en el civilizado, los humanos han logrado desarrollar espumas artificiales con amplios usos, incluido el clínico. Los métodos de producción son muy diferentes, claro está, pero han cumplido la función de distribuir de manera eficaz determinadas dosis de drogas indicadas para diferentes dolencias u objetivos cosméticos.

Hasta ahora, se han implementado para administrar medicamentos como antibióticos por vía dérmica, rectal y vaginal, así como productos de cuidado de la piel. La razón principal es que ofrece beneficios más adecuados a las necesidades particulares del órgano más grande del cuerpo en comparación con las píldoras y las inyecciones.

Las limitaciones de las espumas medicinales actuales

Sin embargo, hay dificultades que siguen latentes. Una de ellas es que, una vez distribuida la espuma a través de grandes extensiones de piel, las espumas de medicamentos colapsan en horas e incluso minutos.

Esto no solo limita su efectividad, sino que también supone más trabajo y gasto de material al tener que aplicar con frecuencia la droga. El colapso temprano de la espuma medicinal también interrumpe el proceso de curación y expone a la piel a patógenos peligrosos, e incluso promueve la resistencia.

La búsqueda de soluciones ha llevado a los científicos a la espuma de rana Túngara que, como ya dijimos, es resistente y duradera, dos atributos muy importantes en la industria de producción de drogas medicinales.

Propiedades valiosas para la industria farmacéutica

Un equipo llevó la espuma a su laboratorio en Escocia para probar sus propiedades y evaluar su utilidad en la industria farmacéutica para solventar los vacíos actuales.

Espuma de rana Túngara usada para la administración de drogas en humanos.
Espuma de rana usada en laboratorio para evaluar sus propiedades en la administración de drogas. Crédito: Paul Hoskisson.

En el proceso, estudiaron su estructura, composición, viscosidad y estabilidad. Así descubrieron que la espuma natural está compuesta por burbujas densamente empaquetadas llamadas vesículas. Al mezclar un fármaco en ella, estas capturan y retienen sus moléculas mientras las extienden por grandes áreas de superficie sin colapsar de inmediato.

Con el paso del tiempo, la temperatura cálida y la disminución del pH de la piel humana hacen que las vesículas se disuelvan. Es así como empiezan a liberar el fármaco.

Espuma de rana capaz de administrar drogas por largo tiempo

En este sentido, conviene hablar de los resultados de las pruebas con un antibiótico común, la rifamicina. Los investigadores aplicaron la mitad de la dosis prescrita en las primeras 24 horas, pero el tiempo de liberación fue de una semana. Este período que casi coincide con los cinco a 14 días que suele durar la administración de este tipo de medicamentos, lo que supera a las espumas farmacéuticas existentes.

Rana Túngara capaz de producir una espuma útil para administrar drogas sobre la piel humana.
Rana Túngara. Crédito: Paul Hoskisson.

“Esta es la primera vez que se utiliza una espuma anfibia para la administración de fármacos”, dijo el bioquímico microbiano Paul Hoskisson, coautor principal del estudio. A su parecer, la espuma de rana tiene el potencial de funcionar como un vehículo de entrega de drogas cómodo y seguro para los pacientes.

Sin embargo, aún hay limitaciones que superar. Entre ellas, el hecho de que las ranas no podrán abastecer las numerosas pruebas que habría que hacer para verificar la seguridad y efectividad de su espuma, ni mucho menos las necesidades comerciales.

Por lo tanto, parte de la investigación futura debería centrarse en las proteína clave que proporcionan las propiedades valiosas para la medicina y producirla en grandes cantidades. Esto también debería ser económico.

Referencia:

Frog nest foams exhibit pharmaceutical foam-like properties. https://royalsocietypublishing.org/doi/10.1098/rsos.210048

Escribir un comentario