Las noticias sobre las vacunas contaminadas de Moderna en Japón continúan llegando. En la presente oportunidad, se ha registrado la que podría ser la tercera muerte relacionada con las dosis infectadas.

Desde el 26 de agosto del presente año, se suspendió la distribución de millones de dosis de Moderna en Japón debido a la detección de lotes contaminados. Por lo que se sabe, al menos tres lotes contenían viales con fragmentos de acero inoxidable dentro de las vacunas.

Hasta la fecha, dos hombres en sus treintas habían fallecido después de recibir la segunda dosis de la vacuna de Moderna contra el COVID-19. Ahora, un tercero se une a la lista y las preocupaciones alrededor de la situación aumentan.

Vacunas contaminadas de Moderna se asocian con una tercera muerte en Japón

Para la presente oportunidad, el fallecido fue un hombre de 49 años que dio su último respiro un día después de recibir la segunda dosis de la vacuna. Dicho evento ocurrió el 11 de agosto, más de una semana antes de que se descubriera el problema y se restringiera la distribución de vacunas.

De acuerdo a lo reportado por The Guardian, las autoridades han asegurado que aún no se ha encontrado un “vínculo causal” entre los dos eventos. Sin embargo, el hecho de que la situación se haya repetido tres veces ha disparado las alarmas en entre la población.

Dosis de la vacuna de Moderna sobre fondo negro.
Vía Wikimedia Commons.

Según se sabe, antes de que se suspendiera su distribución, Japón ya había vacunado a más de 500 mil personas con las vacunas contaminadas de Moderna. Con eso en mente, la nación deberá estar atenta dentro los próximos días para rastrear cualquier problema posiblemente relacionado con la administración de las dosis.

No se ha establecido una causalidad directa todavía

Siguiendo las declaraciones del Ministerio de Salud, el único problema de salud que se le conocía al hombre era una alergia al trigo sarraceno. Debido a eso, no se ha podido establecer aún una relación entre su muerte y los contaminantes de las dosis.

Además de lo anterior, tanto Moderna como Takeda Pharmaceutical –la empresa japonesa encargada de distribuir las vacunas– han declarado que:

La rara presencia de partículas de acero inoxidable en la vacuna Moderna Covid-19 no representa un riesgo indebido para el paciente seguridad y no afecta negativamente el perfil beneficio/riesgo del producto”.

Debido a eso, aún no existen sospechas claras de que las vacunas contaminadas de Moderna sean realmente las causantes de las tres misteriosas muertes en Japón. Sin embargo, mientras no se encuentre una explicación para ellas, no es posible descartar por completo ninguna posibilidad.

Un posible riesgo para la salud

Logo de Moderna en una tabla.
Vía ccnull.de

Por ahora, solo los tres lotes de Okinawa, Gunma y Kanagawa han mostrado tener partículas de acero inoxidable coladas en su composición. Tal como mencionó Taro Kono, el ministro encargado de la distribución de las vacunas, en Japón hay al menos 500 mil personas inyectadas con las vacunas contaminadas de Moderna. De entre todo ese grupo, solo se han visto posibles complicaciones con los tres casos ya mencionados.

Por ahora, las vacunas de Moderna siguen suspendidas mientras se investiga más a fondo la situación con los lotes defectuosos. Pero Japón sigue adelante con sus vacunaciones gracias a las alternativas de Pfizer-BioNTech. Para la fecha, el 48% de su población está completamente vacunada y el 59% ya recibió por lo menos una dosis de las vacunas.

Mientras tanto, Moderna ha declarado que se encuentra haciendo una investigación de las fábricas en España que se encargaron de realizar los lotes que terminaron contaminados. En un futuro, tal vez lleguemos a tener más información no solo sobre si las dosis presentan un riesgo o no, sino sobre cómo llegaron a contaminarse en primer lugar.

Escribir un comentario