En el contexto de una pandemia que ha paralizado al mundo entero, los pasaportes de vacunación suponen una forma de recuperar la normalidad perdida, lo que podría motivar a muchos anti-vacunas o personas en aprietos a falsificar el documento.

Hasta ahora, nadie ha sido condenado por crear o poseer pasaportes de vacunación contra COVID-19 falsificados. Pero considerando que es una posibilidad, en especial con la reticencia de muchos a vacunarse, es necesario hablar de sus consecuencias.

Pasaportes de vacunación digitales versus escritos a mano

Australia y varios países de Europa empezaron a emitir certificados a todos aquellos que reciban su vacuna contra COVID-19. A estos se les conoce como pasaportes de vacunación, y se han convertido en un recurso útil para motivar a las personas a recibir sus inyecciones e introducirlas de forma segura de vuelta a la normalidad.

No es sorpresa que estos pasaportes se emitan de forma digital. En nuestros tiempos, y en medio de una emergencia como la que estamos enfrentando, la rapidez y veracidad son sumamente preciadas. Y bien sabemos que la digitalización puede proporcionarlas.

A pesar de ello, Estados Unidos ha prescindido de este método y ha optado por lo tradicional. La mayoría de los sitios de vacunación conceden tarjetas de papel con notas escritas a mano que validan que una persona ha recibido su inyección. El problema es que estos pasaportes de vacunación resultan muy fáciles de falsificar, y en el contexto actual, las consecuencias pueden ser muy graves.

De hecho, ya se han reportado algunos casos. En el norte de California, los fiscales federales presentaron cargos contra un médico naturópato. También un farmacéutico con licencia en Chicago estuvo vendiendo de vacunación oficiales a personas que en realidad no habían recibido sus dosis.

La pena que conlleva falsificar un pasaporte de vacunación

Es importante resaltar que no se trata de algo nuevo. Y aunque suene inofensivo, en realidad no lo es y la ley lo tiene muy claro. Hacer o usar “cualquier escrito materialmente falso en cualquier asunto relacionado con un programa de beneficios de atención médica” es un delito.

Por el momento, no existen regulaciones específicas contra este tipo de delitos, pero con base en las existentes, podemos tener una idea del castigo que generaría falsificar un pasaporte de vacunación en los Estados Unidos.

Pasaporte de vacunación falsificado.
Pasaporte de vacunación falsificado incautado en California. Crédito: Departamento de Control de Bebidas Alcohólicas de California/AP.

Por ejemplo, las leyes que condenan el fraude electrónico y postal establecen multas de hasta USD$ 250.000 y 20 años de prisión; esto por cada correo electrónico, visita a un sitio web, llamada o paquete enviado como parte del fraude.

A efectos prácticos, esto es lo que haría una persona interesada. Solicita una tarjeta de vacunación falsificada a través de un correo electrónico, la paga y la recibe por correo. Sumando los cargos, la condena podría ser de 60 años de prisión y $ 750,000 en multas.

Más allá de la ley: estas son las consecuencias de falsificar un documento de salud

Si bien la sentencia final suena severa, podría quedarse corta si el uso de la tarjeta de vacunación falsificada causa daños tangibles a otras personas. De hecho, los fiscales y jueces podrían tomar en cuenta las consecuencias a la hora de emitir su veredicto.

Para comprender el impacto recordemos la función de este certificado: permitir el acceso de una persona vacunada contra COVID-19 a lugares sin poner en riesgo ni su vida ni la de los demás al menos en lo que respecta a la transmisión del coronavirus.

Falsificar un pasaporte de vacunación y usarlo conlleva un engaño hacia las universidades, las empresas, empleadores y gobiernos que, por medio de ellas, permiten el acceso a sus instalaciones. Lo más grave es que esto pone en riesgo la salud de los estudiantes, clientes y personal que asiste a ellas con la confianza de que otros han cumplido con este requisito.

Lo que nos lleva al daño social, pues cuando ocurren este tipo de cosas, el público deja de confiar en las autoridades que emiten las recomendaciones de salud y que emiten los pasaportes. Si se hace frecuente, la confianza quedaría tan socavada que la medida simplemente dejaría de funcionar.

Referencia:

18 U.S. Code § 1035 – False statements relating to health care matters. https://www.law.cornell.edu/uscode/text/18/1035

Is it a crime to forge a vaccine card? And what’s the penalty for using a fake? https://theconversation.com/is-it-a-crime-to-forge-a-vaccine-card-and-whats-the-penalty-for-using-a-fake-166788

Escribir un comentario