¿Alguna vez has estado en una situación tan estresante que te ha llevado a apretar la mandíbula y hacer rechinar tus dientes? Todos experimentamos el enojo, la tristeza y la ansiedad por causas diversas y los manifestamos también de diferentes formas, el bruxismo, como se le conoce clínicamente, es una de las más comunes.

Apretamos los dientes con mucha frecuencia y ni siquiera somos conscientes de ello. Otros, en cambio, están al tanto de ello pero no lo ven como algo que merezca demasiada atención. Y aunque no necesariamente tenga consecuencias fatales en nuestra vida, los odontológos y profesionales de la salud mental están muy al tanto de ello por lo que puede implicar. ¿Quieres saber cuáles son las causas del bruxismo? A continuación te explicamos.

¿Cuáles son las causas del bruxismo?

El bruxismo puede surgir de una amplia variedad de causas, pero Katayoun Omrani, dentista que se especializa en dolor orofacial en el Cedars-Sinai Pain Center en Los Ángeles, señala el estrés y la ansiedad como los principales desencadenantes.

Pero también están otros factores, como el uso de medicamentos y otras sustancias con fines “recreativos”. Entre los fármacos, destacan antidepresivos de tipo inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Además, hábitos como fumar, beber mucha cafeína o alcohol y otras condiciones médicas como el reflujo ácido pueden aumentar el riesgo de bruxismo en una persona.

Es por ello que un buen odontólogo debería preguntar a sus pacientes sospechosos de bruxismo si toman antidepresivos, el tiempo durante el cual lo han hecho así como sus hábitos.

En algún momento se sospechó que la falta de sueño y los trastornos de sueño en general aumentaban el riesgo de bruxismo; sin embargo, un estudio que se enfocó en averiguarlo no encontró un vínculo convincente entre ambas afecciones.

Bruxismo despierto y del sueño

Dicho esto, podemos diferenciar dos tipos: el bruxismo despierto y el que ocurre durante el sueño. Como sugieren sus denominaciones, el primero ocurre cuando las personas aprietan los dientes estando despiertos; el segundo, cuando los aprietan o hacen rechinar mientras duermen. Según Mayo Clinic, cerca de un tercio de los adultos experimentan bruxismo despierto; uno de cada 10 tiene bruxismo del sueño.

Las consecuencias no siempre son leves

Mandíbula humana que muestra bruxismo.

Como ya dijimos, para muchas persona que lo padecen, no se trata de un gran problema. Pero en algunos casos puede desencadenar síntomas muy molestos que afectan su calidad de vida.

En este sentido, destacan el dolor de cuello, dolor de mandíbula, dolores de cabeza y problemas estéticos en la sonrisa. Casos más graves pueden conducir a un retroceso de la línea de las encías y daños en los dientes tan extendidos que ametirán coronas o su extracción.

El tratamiento del bruxismo podría depender de su causa

Mujer de espaldas en una clínica odontológica en busca de tratamiento para el bruxismo.

Los nervios de los dientes de algunas personas con bruxismo podrían quedar tan irritados que necesitarían un tratamiento de conducto. Aunque esto no es tan común, al parecer sí destaca entre el pronóstico de pacientes particularmente con bruxismo del sueño.

Si la causa es el estrés, la ayuda psicológica también podría enseñarlos a identificar los momentos en los que lo hacen y enseñarlos a mantener los dientes separados. De este modo, evitarían la presión, la fricción y los daños mencionados.

El tratamiento del bruxismo puede depender de su causa y tipo. Por ejemplo, su manifestación despierta podría abordarse con terapia psicológica, donde el profesional ayudaría a los pacientes a identificar la razón por la que aprietan y hacen rechinar sus dientes.

Referencia:

Teeth Grinding: Causes, Treatments and Consequences. https://www.cedars-sinai.org/blog/teeth-grinding.html

Escribir un comentario