El aumento de conciencia pública sobre el impacto de la discriminación por género ha revelado factores que pudieron estar deteriorando la salud y calidad de vida de muchas personas a lo largo de la historia y que pasaron desapercibidos. Por ejemplo, un nuevo estudio ha revelado que las personas bisexuales tenían más del doble de tasas de asma y otras enfermedades pulmonares que los adultos heterosexuales.

La ciencia moderna ha descubierto que, por ejemplo, que los adultos bisexuales tienen peores resultados en varios dominios de su salud física y mental en comparaación con los heterosexuales. La nueva investigación publicada en la revista Annals of the American Thoracic Society suma evidencia, al menos en lo que respecta al sistema respiratorio.

Tasas de asma más elevadas en personas bisexuales

Los investigadores de la Universidad de California en San Francisco extrajeron los datos de 12,209 adultos en el Estudio Nacional Longitudinal de Salud de Adolescentes a Adultos. Después de analizarlos, descubrieron que, en general 29 por ciento de los adultos bisexuales experimentaron una enfermedad pulmonar, incluida el asma, en comparación con el 14 por ciento de los adultos heterosexuales que participaron.

Botón con tres franjas de colores: rosado, violeta y azul, referencia a la bisexualidad.
Vía iStock/Getty Images.

Incluso las personas que se consideraban “mayoritariamente heterosexuales” tenían tasas más altas de asma que aquellas que se identificaron como exclusivamente heterosexuales. Pero, ¿qué podría explicar estas diferencias tan drásticas incluso entre grupos con preferencias tan similares?

La razón de esta disparidad no está clara, pero los investigadores creen que se debe a la discriminación. El autor principal, Jason Nagata, profesor asistente de pediatría en la Universidad de California en San Francisco, dice que los mayores niveles de estrés que experimentan estas personas podrían tener un efecto inflamatorio sobre sus cuerpos, lo que podría explicar la mayor gravedad de sus síntomas de asma.

La discriminación por género podría ser la causa

Si lo analizamos desde otra perspectiva, esta teoría parece cobrar más sentido. Es una realidad que casi todos los humanos pueden experimentar algún tipo de discriminación no necesariamente relacionada con su orientación sexual.

Sin embargo, también es cierto que aquellos que se consideran o se declaran heterosexuales ante el público tienen más apoyo social y menos riesgo de ser excluidos en comparación con las personas LGBTQ+. Estas disparidades podrían estar detrás de las altas tasas de asma entre bisexuales, el alto consumo de sustancias nocivas y otros vínculos similares.

Vale acotar que este no es el primer estudio que encuentra disparidades de salud entre grupos heterosexuales y la comunidad LGBTQ+. Por ejemplo, un trabajo previo reveló que las mujeres jóvenes tienen un mayor riesgo de consumo de sustancias en la adolescencia temprana. Por si fuera poco, un estudio reveló que el bullying es la principal causa de suicidio entre jóvenes de esta comunidad.

Conforme surja más evidencia, los profesionales médicos, los trabajadores sociales y el personal del sector salud en general deberá considerar este tipo de influencias a la hora de realizar diagnósticos y proporcionar datos sobre sus pacientes.

De este modo, favorecen la recolección de información para el diseño de protocolos o estrategias de atención médica más adecuadas. No está de más recordar que el apoyo social es clave para la salud de cualquier individuo. Incluso hay evidencia de que esto reduce el riesgo de enfermedad cardíaca en personas transgénero.

Referencia:

Disparities Across Sexual Orientation in Obstructive Airway Disease among US Adults. https://www.atsjournals.org/doi/pdf/10.1513/AnnalsATS.202104-513RL

Escribir un comentario