Durante las olimpiadas acostumbramos a ver hazañas que llevan las habilidades del cuerpo humano hasta sus mayores extremos. En las paraolimpiadas, también se hacen presentes desempeños impresionantes que son capaces de rivalizar y hasta superar los récords de los atletas sin discapacidad. Entre ellos, uno de los ejemplos más llamativos es el de los levantadores de pesas paralímpicos.

Para visitar ese fenómeno más a fondo, los profesores Christopher Latella y Dan van den Hoek, de la Universidad Edith Cowan y la Universidad Católica Australiana respectivamente, desarrollaron un artículo para el portal The Conversation. En él, presentaron las diferentes hipótesis que podrían explicar los motivos detrás de las significativas diferencias de desempeño.

Los récords paralímpicos no son escasos

En otras oportunidades hemos visto cómo los atletas paralímpicos son capaces de lograr récords que incluso superan a los de sus contrapartes sin discapacidades. Por ejemplo, tenemos a los competidores de la clase T54 de 800 m para hombres –acá, los atletas usan sillas de ruedas en la pista–.

Al final, el récord del recorrido más rápido, al comparar ambos grupos, se lo llevan los paralímpicos, habiendo terminado los 800 metros unos 11 segundos antes que sus contrapartes. Asimismo, el récord paralímpico del recorrido de maratón es de 1h con 20 min. desde 1999. Hasta la fecha, sigue siendo 40 minutos más rápido que el de las olimpiadas.

En esos caso, se habla de que la silla de ruedas es un factor que podría dar una ventaja que no se toma en cuenta al comparar los tiempos. Asimismo, se ha visto que generalmente la superioridad de los atletas paralímpicos suele verse en los casos en los que las competiciones requieren una duración media o larga. Dicho patrón solo es roto por los levantadores de pesas paralímpicos.

Los levantadores de pesas paralímpicos llevan la competición a nuevos límites

Actualmente, los atletas que compiten en el levantamiento de pesas paralímpico también son poseedores de récords que podrían poner a sus contrapartes a sudar. En general, para ser un atleta paralímpico del levantamiento de pesas, las personas deben tener alguna discapacidad que les impida competir en el grupo tradicional.

Levantadora de pesas paralímpica.
Crédito: Carmen Mandato. Vía Getty Images.

Como algunos ejemplos, podemos mencionar condiciones como una función muscular deteriorada, poca coordinación y movimiento de las caderas y piernas o baja estatura. En cualquiera de los casos, los individuos deben participar entonces en el grupo de paraolimpiadas. Pero como para realizar el levantamiento de pesas no requieren equipos adicionales, no reciben otras herramientas como lo podría ser la silla de ruedas.

En otras palabras, los levantadores de pesas paralímpicos enfrentan la tarea simplemente con la fuerza y técnica que han pulido a través de un arduo entrenamiento. Eso los coloca en un punto de partida similar al de los atletas sin discapacidad.

Pero aun así los grupos paralímpicos se destacan, como fue el caso de Guo Lingling de China, que levantó 109 kg en la categoría femenina de 41 kg en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Con eso, consiguió levantar 2,6 veces su peso, una hazaña que sus contrapartes sin discapacidades sufren para lograr.

GUO Lingling de #CHN rompe el récord mundial de levantamiento de pesas en la categoría de -41 kg femenino con un levantamiento de 109 kg”.

Por otra parte, en la categoría masculina paralímpica el récord más alto señala un levantamiento de 3,8 veces el peso corporal del atleta. En las olimpiadas, el valor máximo que se ha logrado ha sido de 3,3 veces.

¿Por qué los levantadores de pesas paralímpicos logran tales hazañas?

Ahora, la situación no para allí, muchos levantadores de pesas paralímpicos no solo tienen el récord al comparar los pesos levantados a su masa corporal. De hecho, también mantienen los valores más altos cuando simplemente se comparan los resultados.

Con eso en mente, los investigadores presentaron tres hipótesis que podrían ayudar a explicar por qué se presenta una diferencia tan notoria. Una de las primeras tiene que ver con la posición de las piernas en la banca. Para el caso de los atletas olímpicos, es imperante que ambos pies se mantengan en el suelo. Por otro lado, los paraolímpicos deben tener sus piernas amarradas a la banqueta.

Según los investigadores, aún los estudios no han aclarado cuál de las dos posiciones es más beneficiosa para involucrar los músculos en el levantamiento de pesas. Pero, en caso de que no sea con los pies en el suelo, entonces se podría explicar de algún modo la mejoría en el desempeño de los levantadores de pesas paraolímpicos.

Levantadores de pesas paralímpicos.
Crédito: hairul/ FotoBernama Hak Cipta Terpelihara.

Otra idea es que la baja estatura –y, por ende, la corta longitud de los brazos– también puede ser una ventaja. Eso debido a que el atleta debe hacer que la pesa recorra menos camino para levantarla por completo. Ahora, no todos los paratletas tienen baja estatura, por lo que la hipótesis aún no se ha podido comprobar.

Finalmente, una diferencia fundamental entre los paratletas de levantamiento de pesas y los atletas olímpicos es la dedicación al ejercicio. En general, los primeros solo entrenan para el levantamiento de pesas, mientras que los últimos a veces también participan en ejercicios de sentadilla y peso muerto.

Por ahora, la suposición no se ha confirmado. Pero, igualmente se la puede presentar como una explicación hasta que la ciencia investigue más a fondo.

Escribir un comentario