De acuerdo con la International Data Corporation (IDC) las ventas de PC, tanto las portátiles como las de escritorio siguen aumentando, y no parece que vayan a menguar pronto.

Sus predicciones señalan que la distribución de PCs tradicionales y portátiles llegará a las 96 millones de unidades en la región de EMEA (Europa, Oriente Medio y África) lo que representa un crecimiento del 13.2% respecto al año pasado. Todo esto a pesar de que en gran parte del mundo los empleados vuelven a las oficinas y los niños y adolescentes a las aulas.

Las laptop dominan el mercado

Y es que una de las razones de este aumento de ventas se adjudicaba a la cuarentena, en tal situación muchos buscaban una herramienta que les permitiera trabajar desde casa y proveyera entretenimiento en ratos libres. Las PCs aumentaron tanto su demanda en los últimos 18 meses que incluso hay escasez de componentes.

Ahora bien, la cuarentena se ha ido levantando en muchos territorios pero las ventas siguen, la IDC adjudica esto a que la demanda se ha ido acumulando con la escasez. Por lo tanto, aunque muchas empresas y personas tuvieron que retrasar su compra por falta de componentes o buenos precios, al tener una oportunidad adquirirán una o varias PC.

En este sentido la “líder” es la PC portátil ultraligera (44.3%), le sigue la portátil tradicional con un (26%), a esta las PC de escritorio tradicionales (18.1%). Y cierran las PCs All-in-One y las portátiles convertibles con 7.8% y 3.8% respectivamente.

IDC considera que la demanda seguirá aumentando de manera generalizada a lo largo del 2021 y 2022. Además, muchas de las ventas vendrán de mano de instituciones y gobiernos.

Trabajar desde casa

Simon Thomas, analista y líder del estudio de la IDC, comentó lo siguiente:

El crecimiento será impulsado principalmente por el gobierno y las empresas, que equiparán a sus empleados cuando regresen a la oficina e inviertan en proyectos de digitalización”.

Así que parece que la pandemia ha cambiado el mundo en muchos más aspectos de los que esperábamos. IDC espera que la digitalización del trabajo sea total para el 2025, ya que el home office ha abierto los ojos a muchas compañías que ven una buena inversión en el hardware de calidad.

Esto también significa más escasez de semiconductores. De hecho, Thomas, considera que espera ver problemas de distribución en varios componentes bien entrado el 2022. Esto también va de la mano con la subida de precios, por lo que en algunos territorios conseguir equipos de alto rendimiento será difícil y caro.

Por último, IDC considera que las ventas seguirán en ascenso hasta al menos 2025, aunque las PCs portátiles ultraligeras seguirán siendo las líderes en el mercado de venta al consumidor.

Escribir un comentario