Durante la madrugada de este miércoles, fue aprobada en el estado de Texas una controvertida ley que prohíbe la práctica del aborto cuando se detecta el latido del feto a las seis semanas de gestación.

En lo que va de año, 11 estados de los Estados Unidos han promulgado unas 90 leyes destinadas a restringir la práctica del aborto de forma voluntaria. Sin lugar a dudas, impactará los logros de los defensores de este derecho y de las mujeres que se beneficiaban de ello. Y si bien el argumento que la sustenta parece sólido, es necesario explorar sus bases científicas.

¿Realmente hay un corazón capaz de latir a las seis semanas de gestación?

A lo largo de la historia, la ciencia ha logrado identificar de forma detallada los cambios que ocurren tanto en el bebé como en la madre prácticamente en cada semana de embarazo. Bien sabemos que el primer trimestre es uno de los de mayor cuidado debido a que apenas empiezan a converger las estructuras primitivas que darán lugar a los órganos más complejos que permitirán la vida después del nacimiento.

De cierta forma, la aprobación de la nueva ley contra el aborto parece desafiar estos estatutos, conviene explorar con mayor detenimiento lo que significa “latido fetal”. Para empezar, a las seis semanas de embarazo, el término más adecuado es embrión, el cual abarca desde la fecundación hasta el final se la octava semana.

El “latido fetal” a las seis semanas no proviene de un corazón formado

¿Tiene un embrión un corazón? La respuesta es compleja. Aunque el “latido fetal” alegado por la ley contra el aborto nos haga pensar en un corazón latiendo dentro de un bebé, al menos en este punto de la gestación la imagen real es bastante diferente.

Pintura de un feto colgada en una pared blanca.

La Dra. Saima Aftab, directora médica del Centro de Atención Fetal del Nicklaus Children’s Hospital en Miami, explica que a las seis semanas de embarazo, se puede observar por ecografía “un pequeño aleteo en el área que se convertirá en el futuro corazón del bebé”.

Podría compararse este aleteo con un latido, pero el corazón está lejos de formarse por completo en esta etapa. La realidad es que el grupo de células que lo compone está adquiriendo apenas la capacidad de generar señales eléctricas. Según Aftab, si los médicos colocaran un estetoscopio en el vientre de una mujer tan temprano en su embarazo, definitivamente no escucharían un latido.

El latido fetal que argumenta la ley contra el aborto es novedoso

Cabe destacar que este aleteo es relativamente novedoso. Gracias a las tecnologías de ultrasonido más sofisticadas surgidas en las últimas décadas, los científicos y médicos se han hecho conscientes de este aleteo temprano.

Ahora bien, las leyes que apoyan el aborto en ciertos estados y países también tienen bases científicas, sociales, culturales y económicas. ¿Por qué algunas de ellas apoyan el aborto en este punto?

Pues bien, aunque este aleteo podría ser lo equivalente al latido fetal alegado por la nueva ley contra el aborto, Aftab asegura que “de manera se traduce en la viabilidad del corazón”. Tampoco da seguridad de que se trate de un embarazo viable.

Lo que sí es cierto es que después de este primer aleteo a las seis semanas de gestación, el músculo cardíaco sigue su desarrollo durante las próximas cuatro a seis semanas. Es en este período en que se pliega y flexiona lo suficiente como para empezar a darle forma a un corazón como lo conocemos.

Referencia:

Is a ‘fetal heartbeat’ really a heartbeat at 6 weeks? https://www.livescience.com/65501-fetal-heartbeat-at-6-weeks-explained.html

Escribir un comentario