La historia de la humanidad es tan amplia como compleja e, incluso ahora, hacemos todo lo posible por poder comprenderla por completo. Gracias a recientes estudios arqueológicos, hemos podido hacernos con otra parte de ella al desenterrar una antigua iglesia bizantina que, al parecer, servía como santuario para un mártir actualmente desconocido.

La revelación del descubrimiento vino de la mano del arqueólogo Benyamin Storchan quién realizó una publicación en la revista Biblical Archaeology Review. Gracias a sus observaciones de la ahora llamada “Iglesia del Glorioso Mártir”, podemos conocer un poco más sobre el particular hallazgo.

Descubren iglesia bizantina dedicada a adorar a un mártir desconocido

Pisos de la iglesia bizantina,
Crédito: Assaf Peretz/Israel Antiquities Authority.

La estructura, ubicada a unos 24 kilómetros del suroeste de Jerusalén, fue descubierta por primera vez en el 2017. Desde entonces, se han hecho variados esfuerzos por traerla de nuevo a la superficie, en las colinas de Judea.

Ahora, en el 2021, finalmente se han recolectado suficientes detalles de las excavaciones como para que podamos reconstruir la historia de la iglesia bizantina y su mártir desconocido. De acuerdo a lo escrito por Storchan, la construcción debe tener por lo menos unos 1.500 años de antigüedad.

La historia detrás de la iglesia bizantina

Analizando los escritos, objetos y estructuras encontradas en el sitio de excavación, se estimó que la iglesia debió existir y expandirse entre 578 hasta 582. Para ese momento, la zona estaría bajo el reinado del emperador Flavius Tiberius.

Entre 634 y 638 la zona se vería sacudida el ataque y conquista de los musulmanes. Pero, según lo que parece, la expansión de la iglesia no se detuvo y, de hecho, continuó desarrollándose hasta el siglo X, cuando fue definitivamente abandonada.

Vista aérea de la iglesia bizantina.
Crédito: Assaf Peretz/Israel Antiquities Authority.

Según lo escrito por Storchan, en sus inicios, durante el siglo V, la iglesia apenas consistía en una capilla sencilla de una cámara. Con el paso de los años, la estructura se fue magnificando, se añadieron nuevas cámaras y alas a la construcción, hasta que se convirtió en el gran laberinto de cuartos que podemos observar hoy en día.

Durante su crecimiento, la iglesia bizantina fue cubierta de mosaicos varios y finalmente se utilizó la cámara original como una tumba para el mártir desconocido. Uno del que, lastimosamente, no se conoce demasiado.

Víctima de la iconoclastia

Mosaico de la iglesia bizantina.
Crédito: Assaf Peretz/Israel Antiquities Authority.

Al revisar las estructuras de los mosaicos que fueron conservados, los arqueólogos notaron que varias creaciones zoomorfas habían sido víctimas de la iconoclastia. Es decir que, en procesos posteriores, las imágenes reflejadas habían sido alteradas para que su forma original no se notara y solo parecieran un patrón aleatorio.

Aunque no es posible decirlo con absoluta seguridad, Storchan sospecha que el proceso pudo deberse a procesos de adaptación posteriores de la iglesia. Como un ejemplo, pudo haber sido debido a las “reformas internas cristianas” que buscaron difuminar dichas imágenes.

Aun así, algunas representaciones de animales sí sobrevivieron, como los mosaicos de aves que ahora podemos ver en el piso de las ruinas. Además, también podemos contemplarlos con incluso más detalle en el portal que realizó una reconstrucción digital de la iglesia bizantina que se usó como santuario del mártir desconocido.

Reconstrucción digital de la iglesia bizantina.
Crédito: Biblical Archaeology Review.

Y… ¿qué hay del mártir desconocido?

Por los momentos, no se tienen pruebas exactas de la identidad del mártir desconocido enterrado en la iglesia bizantina. Al estudiar antiguos pasajes bíblicos, se sospecha que el hombre podría ser un personaje conocido como “Zacarías” que hace varias apariciones en la Biblia.

Según las descripciones allí dadas, el mártir debió vivir alrededor del siglo V y, de acuerdo a los textos, se creó un santuario para él muy cerca de las colinas de Judea. En consecuencia, se cree que la iglesia bizantina desenterrada podría ser en realidad el sitio d descanso de Zacarías.

Ahora, no se han encontrado aún grabados, escritos o papeles que corroboren su identidad. De hecho, los textos en griego solo se han referido a él como un “mártir glorioso”. Pero, en el futuro, cuando se analicen incluso más artefactos arqueológicos, los investigadores tienen la esperanza de toparse con una vista que los lleve a descubrir la identidad del misterioso mártir.

Referencia:

A Glorious Church for a Mysterious Martyr: https://www.baslibrary.org/biblical-archaeology-review/47/3/2

Escribir un comentario