La historia nos ha hablado incesantemente de la antigua ciudad de Pompeya y cómo sucumbió ante la erupción masiva de un volcán. Pero poco nos dice de su vecina, Herculano, cuyos habitantes sufrieron el mismo destino. Ahora, un estudio enfocado en las víctimas del Monte Vesubio nos ha dado un vistazo único a los tipos de dietas que seguían.

Silvia Soncin y Oliver Craig de la Universidad de York, Reino Unido, unieron fuerzas con sus colegas para hacer un estudio de los restos esqueléticos. Gracias a su esfuerzo, hoy nos encontramos con la posibilidad de inédita de explorar en profundidad las costumbres alimenticias de la antigua civilización romana.

Un vistazo al pasado

Los restos esqueléticos ofrecen una oportunidad única para que los arqueólogos estudien los hábitos de hombres y mujeres comunes en ese momento, y brindan una instantánea única de cómo era la vida de los antiguos romanos”, escribieron los investigadores en su estudio.

Con la intención de aprovechar al máximo la información capturada en el tiempo, se hizo un análisis de la firma química de los restos. En total, se identificaron 17 individuos adultos: 11 hombres y 6 mujeres. Todos encontrados en las bóvedas de piedra donde posiblemente intentaron refugiarse antes de que la erupción del Vesubio los alcanzara.

Dietas de las víctimas del Vesubio fueron distintas según el género

Cuerpos de posibles víctimas de la erupción del Vesubio.
Crédito: Gianni Cipriano/The New York Times.

Para poder llevar a cabo la investigación sobre las dietas de los habitantes de Herculano, los autores analizaron los isótopos de carbono de los restos de huesos dejados por las víctimas del Vesubio. De acuerdo a los datos obtenidos, su alimentación parecía diferir notoriamente en relación con el sexo. Por lo que se comprueba que el acceso a comidas particulares y los hábitos alimenticios de esa antigua sociedad romana estaban regidos por estrictas distinciones de género.

Sobre la dieta por género

Las fuentes históricas a menudo aluden al acceso diferencial a los alimentos en la sociedad romana, pero no proporcionan información directa o cuantitativa”, escribieron los autores.

En otras palabras, no es la primera vez en la historia que se hace referencia a ese concepto de diferencia alimenticia entre hombres y mujeres de la antigua roma. Sin embargo, el esfuerzo actual nos ha permitido dar un vistazo “sin precedentes” al pasado alimenticio de casi dos decenas de habitantes de Herculano, según aclararon los investigadores.

Ahora, con esa información, se pudo establecer por primera vez un patrón diferencial entre lo que fueron las dietas de las víctimas de la erupción del Vesubio. De acuerdo a los datos obtenidos, las mujeres tendían a alimentarse con más carne, huevos y lácteos. Mientras tanto, los hombres tenían una dieta más inclinada hacia el pescado y los cereales.

Referencia:

High-resolution dietary reconstruction of victims of the 79 CE Vesuvius eruption at Herculaneum by compound-specific isotope analysis: https://doi.org/10.1126/sciadv.abg5791

Escribir un comentario