La ciencia es un campo que día a día crece, cambia y muta. Como consecuencia, para muchos investigadores, el mantenerse al día con todas las novedades de su campo puede resultar un poco abrumador. Ahora, herramientas de software como ‘Connected Papers’ y otras afines podrían haber llegado para poner fin a ese problema.

En la actualidad, los científicos cuentan con herramientas de “alerta académica” que les advierten cuando se ha publicado un nuevo artículo o estudio relacionado con su área. El problema radica en que los avisos son excesivamente frecuentes y no siempre van relacionados con una investigación que realmente sea del interés de los científicos.

Al final del día, eso hace que los investigadores terminen bañados en notificaciones de estudios entre los que tendrán que navegar para ubicar lo que les interesa. Como consecuencia, la actividad a la larga causa fatiga en las personas y hace que cada vez estén menos dispuestas a apartar tiempo para leer nuevas investigaciones.

‘Connected Papers’, la nueva mejor amiga de los investigadores ocupados

Ilustración de Connected Papers en acción.
Crédito: Anny Gano.

Una de las alternativas más populares que actualmente ayudan a evitar la fatiga mental es el software ‘Connected Papers’. Cocreado por Eddie Smolyansky en el 2019, el programa funciona como una herramienta de mapeo temático y organización de nuevas investigaciones.

Básicamente, el algoritmo trabaja a partir de un documento original que toma como “inspiración para su búsqueda”. En pocos minutos, el software crea todo un entretejido de burbujas separadas por temática y color que se unen a través de líneas que representan los posibles enlaces entre unas y otras.

En algunos casos, las conexiones se hacen por citas directas en el tiempo. Mientras tanto, en otros, se obtienen debido a similitudes temáticas entre diversos artículos. En cualquiera de los casos, el software de ‘Connected Papers’ se encarga de analizar los archivos y clasificarlos por tema, fecha y afinidad. Así permite al investigador identificar rápidamente si está o no interesado en lo que la publicación ofrece.

Menú de Connected Papers.

De esa forma, el software de Connected Papers ayuda a los investigadores a mantenerse al día con sus campos de interés de forma más eficiente. Como si fuera poco, también puede servir como puerta de entrada para los investigadores que buscan aprender de un nuevo campo de estudio.

‘Connected Papers’ no es la única iniciativa de ese estilo

Ahora, a pesar de que el software de ‘Connected Papers’ es el que ha logrado presentar sus mapas temáticos de la forma más completa y visualmente comprensible, está lejos de ser la única alternativa con la que cuentan los investigadores actuales.

clavos conectados con hilos que hacen referencia a las investigaciones que relaciona el software connected papers.
Vía stock.adobe.com

Otra de las opciones más complejas es la herramienta de mapeo visual es Open Knowledge Maps. Desde su fundación en 2015, por Peter Kraker, el software ha funcionado trabajando con un rastreo temático de palabras claves con las que crea mapas de hasta 100 estudios por vez.

Por su parte, un veterano del área es el software de Feedly, lanzado en el 2008. Básicamente, funciona con un sistema de “puntos” que evalúa el nivel de interés que los usuarios pueden o no tener en ciertos tópicos, todo gracias al machine learning. Sin embargo, desde su creación, no ha estado dedicado únicamente al mundo de la ciencia, sino que también trabaja con redes sociales, noticias y demás publicaciones online.

Buscando dar un enfoque más humano, ResearchGate se ha destacado por funcionar como un archivo de publicaciones y también como una red social. De esa forma, los algoritmos aprovechan tanto las palabras claves como los comentarios de los usuarios para determinar qué publicaciones podrían ser de interés.

Finalmente, otras creaciones nuevas, como ResearchRabbit, que se lanzó por completo apenas en agosto de 2021, buscan diferenciarse con un algoritmo inteligente y altamente adaptable. Para explicarlo, mencionan que serán como el “Spotify para publicaciones” aprendiendo a conocer las preferencias de cada usuario y constantemente construyendo sugerencias acordes.

Google Scholar sigue siendo el rey indiscutible

A pesar del éxito del software de ‘Connected Papers’ y toda la larga lista de alternativas que hemos mencionado, el clásico Google Scholar (Google Académico) aún ha logrado mantenerse a la cabeza. En parte, eso podría deberse a su amplia base de datos, con más de 400 millones de artículos, preimpresiones, tesis, disertaciones y demás –algo que las otras opciones solo tienen parcialmente–.

Asimismo, su sistema automatizado de recomendaciones directas al correo electrónico sigue siendo una comodidad para muchos científicos. Sin embargo, cada vez más reportan trabajar adicionalmente con alguno de los servicios antes nombrados. Todo debido a que suelen ofrecer resultados mucho más detallados. Eso además de que sus recomendaciones se relacionan en más profundidad con los campos de interés de los investigadores.

Por lo que, a la larga, tal vez veamos a un nuevo rey alzarse entre los sistemas de clasificación y recomendación de investigaciones. Pero solo podremos estar seguros esperando y viendo.

Referencia:

Drowning in the literature? These smart software tools can help: https://doi.org/10.1038/d41586-021-02346-4

Escribir un comentario