La carrera espacial se ha intensificado con la reciente incursión de las empresas privadas. Sin embargo, los objetivos planteados van mucho más allá de solo orbitar nuestro planeta y experimentar la gravedad cero. Con la misión de Perseverance, las posibilidades de que los humanos puedan llegar finalmente a Marte se vuelven cada vez menos remotas.

Obviamente, para lograrlo será necesario cumplir con ciertas condiciones que garanticen la seguridad de los tripulantes de los vuelos, sean astronautas o no. Aunque ningún humano ha llegado a Marte aún, las diferentes misiones abordadas por rovers nos han mostrado un planeta hostil en el que nos sería imposible vivir.

La radiación en el espacio es una de las grandes preocupaciones

Una de las principales preocupaciones en lo que respecta trasladar a los humanos al planeta rojo la constituyen los altos niveles de radiación proveniente del Sol, las estrellas y los demás objetos que constituyen la galaxia. Por magnífica que resulte una misión, la exposición prolongada a estas partículas puede conducir o aumentar significativamente el riesgo de cáncer u otras enfermedades relacionadas con la radiación.

Conscientes de ello, y del actual interés de los humanos por llegar a Marte, los científicos han evaluado las posibilidades de hacerlo. Después de aplicar un nuevo modelo que combina modelos geofísicos de radiación de partículas y de hacer simulaciones de cómo afectaría esta a una nave espacial y a sus tripulantes en un viaje, descubrieron algunas de las condiciones en las que esta ambiciosa meta podría ser posible.

Un viaje a Marte no debería durar más de 4 años

Planeta Marte.

Los resultados sugieren que los viajes no deberían durar más de cuatro años; este sería el tiempo óptimo en el que los tripulantes estarían protegidos de los peligros de la radiación. Además, el momento óptimo para llevar a cabo el viaje sería cuando la cuando la actividad solar está en su punto máximo.

“Nuestros cálculos demuestran que el momento óptimo para un vuelo a Marte es durante el máximo solar, y que la duración del vuelo no debe exceder aproximadamente 4 años”, escriben los autores en su artículo.

La nave espacial debería tener un escudo contra la radiación

Además, los cálculos sugieren que la nave espacial debería tener un escudo especial con un grosor adecuado para poder ofrecer la protección necesaria contra la radiación durante dicho período.

Pero las cosas no son tan simples como escoger el material más resistente y distribuirlo en mayor grosor; si bien esta es una condición clave, hacer un escudo demasiado grueso podría ser contraproducente al aumentar las dosis de radiación.

El viaje a Marte podría realizarse en 2 años

Yuri Shprits, geofísico de investigación de UCLA y coautor del artículo de estudio, aseguró que, a pesar de este rango tan limitado, también es posible realizar el viaje en menos tiempo. Su estimación apunta a alrededor de dos años, tiempo en el cual los humanos podrían llegar y volver de Marte. Añadió que:

Este estudio muestra que si bien la radiación espacial impone limitaciones estrictas sobre el peso de la nave espacial y el momento del lanzamiento, y presenta dificultades tecnológicas para las misiones humanas a Marte, dicha misión es viable”.

Si cuatro años ya parecía muy poco para una experiencia extraplanetaria, sobre todo para quienes se han preparado para ello durante casi toda su vida, ¡cuánto más dos años! Sin embargo, la prevención sigue siendo una prioridad en un contexto en el que aún es poco lo que conocemos sobre el universo.

Este estudio proporciona la primera estimación más o menos realista de la duración de una misión humana hacia Marte. Mientras tanto, China y Estados Unidos trabajan arduamente en sus proyectos individuales para la década de 2030.

Referencia:

Beating 1 Sievert: Optimal Radiation Shielding of Astronauts on a Mission to Mars. https://agupubs.onlinelibrary.wiley.com/doi/epdf/10.1029/2021SW002749

Escribir un comentario