La ciencia ha documentado numersos daños del consumo de alcohol sobre la salud, pero también se sabe que estas bebidas han acompañado a la humanidad durante miles de años y que juegan un papel importante en la socialización y formación de vínculos. Incluso en un pasado tan lejano como hace 9,000 años, es probable que los humanos acostumbraran beber cerveza para honrar a sus muertos en rituales.

Los investigadores de Dartmouth College llegaron a dicha conclusión luego de analizar una conjunto de vasijas antiguas halladas en una excavación en Qiaotou, en el sur de China. En su artículo en la revista PLOS One, esta es una de las evidencias más tempranas de consumo de alcohol, específicamente, de cerveza, documentadas hasta ahora.

Vasijas halladas en un sitio de entierro en Qiaotou

Durante la excavación en el sitio de entierro en Qiaotou, los investigadores hallaron un montículo de 80 metros (m) por 50 m de ancho, con una elevación de 3 m sobre el nivel del suelo. A su alrededor había una zanja hecha por humanos de entre 10 y 15 m de ancho y de 1.5 a 2 m de profundidad.

Mapa de Qiaotou, sitio donde se encontraron las vasijas que se usaron para beber cerveza en rituales de despedida de muertos.
Mapa de Qiaotou. Crédito: PLOS ONE.

En su interior había dos esqueletos humanos así como múltiples vasijas de cerámica de alta calidad, muchas de las cuales estaban bien conservadas y completas. Los tamaños eran variados, pero algunas de ellas eran relativamente pequeñas y similares a las que se usan actuamente para beber cerveza.

Su tamaño y forma eran adecuados para sostenerlas con una mano. Por ejemplo, siete de las 20 vasijas seleccionadas para el análisis se parecían a los envases Hu de cuello largo usadas también previamente para beber alcohol.

Evidencia temprana de consumo de cerveza entre los humanos

Vasijas de cerámica halladas en Qiaotou para contener y beber cerveza.
Vasijas de cerámica halladas en Qiaotou para contener y beber cerveza. Crédito: Jiajing Wang.

Para confirmar sus sospechas, se centraron en los residuos de microfósiles aplicando algunas de las premisas descritas recientemente en nuestro artículo sobre la datación. Las muestras fueron almidón, fitolito (residuo vegetal fosilizado) y hongos (moho y levadura) extraídos de las superficies interiores de las macetas.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que todos estos residuos coincidían con los resultantes de la fermentación de la cerveza. Después de compararlos con muestras de control obtenidas del suelo circundante, descartaron su relación con otros objetos que no hubiesen contenido alcohol en algún momento.

Una cerveza diferente a la que conocemos actualmente

Los resultados sugieren que los humanos de entonces usaban estas vasijas para contener una bebida fermentada hecha de arroz (Oryza sp.), granos llamados lágrimas de Job (Coix lacryma- jobi) y tubérculos no identificados.

El coautor Jiajing Wang, profesor asistente de antropología en Dartmouth College, destaca la diferencia de esta bebida respecto a la cerveza actual. “Probablemente era una bebida dulce y ligeramente fermentada, con un color turbio”, dijo.

El hallazgo de fitolitos de las cáscaras de arroz y otras plantas también sugiere que se usaron como agregados para promover la fermentación de la bebida. Esta interpretación tiene más sentido si exploramos un poco la historia del arroz en la región. La domesticación de la planta ocurrió entre hace 10,000 y 6,000 años, por lo que hace 9,000 años, fecha de la que datan las vasijas, este proceso apenas iniciaba.

Como las comunidades de aquella época aún eran cazadoras y recolectoras, el procesamiento del arroz para consumo, y más aún para preparar una bebida fermentada, de seguro era muy trabajoso. Por ende, es probable que el hábito de beber cerveza no estuviera tan arraigado, sino limitado a situaciones especiales, como los entierros de los muertos.

Además, el moho identificado era muy similar al presente en el koji, que se usa para preparar sake y otras bebidas fermentadas a base de arroz. De modo que, más allá de proveer una de las evidencias más tempranas de consumo de alcohol en la humanidad, el estudio también prueba cuán antiguo es el uso de levaduras para su producción.

¿Beber cerveza para despedir a los muertos?

Los rituales de despedida suelen variar drásticamente entre poblaciones distantes, y aunque el consumo de alcohol se considere inadecuado en algunas culturas, en otras figura como un ingrediente imprescindible.

Las vasijas de Qiaotou se encontraron cerca de un sitio de entierro, lo que sugiere a los investigadores que se usaron para beber cerveza en ceremonias para despedir u honrar a los muertos de la época.

Esto, junto a la evidencia del papel de los cultivos de arroz en el establecimiento de sociedad complejas posteriores, parece confirmar las hipótesis previas. La cerveza, así como otras bebidas alcohólicas ancestrales, fueron estimulantes y parte integral de las interacciones y los comportamientos colaborativos de la humanidad desde tiempos inmemoriales.

Referencia:

Early evidence for beer drinking in a 9000-year-old platform mound in southern China. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0255833

Escribir un comentario