Al principio de la pandemia, cuando muchos países se vieron en la penosa necesidad de implementar el distanciamiento social y el confinamiento en casa para frenar la propagación del coronavirus, muchos pensaron que las medidas desencadenarían un baby boom sin precedentes. Sorprendentemente, el resultado fue totalmente contrario, al menos en países de altos ingresos como muestra un nuevo estudio.

Los investigadores de la Universidad Bocconi, en Italia, analizaron las tasas de natalidad de 22 países desde 2016 hasta principios de 2021. Según sus hallazgos, publicados en Proceedings of the National Academy of Sciences, siete de ellos experimentaron caídas estadísticamente significativas en las tasas de natalidad durante la pandemia. ¿Qué hay detrás de ello?

Explorando el presunto baby boom en países de altos ingresos

Para este trabajo, los investigadores establecieron febrero de 2020 como inicio de la pandemia, pocos días después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara el brote de coronavirus como una emergencia de salud pública internacional.

Semanas después, muchos países aplicaron bloqueos y cierres, lo que llevó incluso a fábricas de preservativos a limitar sus operaciones. Con ello y el “mayor tiempo libre” que supondría estar en casa, una de las consecuencias esperadas de la pandemia sería el aumento de las tasas de natalidad. Por ello, decidieron analizarlas en un período amplio y especialmente 9 meses después de su inicio a fin de determinar si ocurrió o no.

Cabe destacar que los investigadores solo incluyeron países de altos ingresos porque estos suelen recolectar eficazmente estos datos desde hace un buen tiempo. La información de calidad es vital para obtener resultados contundentes y sacar conclusiones lo más acertadas con la realidad.

Bajas tasas de natalidad en países de altos ingresos durante la pandemia

Hungría, Italia, España y Portugal destacaron por mostrar una tendencia totalmente contraria al baby boom esperado; sus tasas de natalidad tuvieron descensos de 8.5, 9.1, 8.4 y 6.6 por ciento respectivamente durante la pandemia, destacando como las más intensas, seguidos por EE.UU. con un descenso de 3.8 por ciento.

Ahora bien, hay que ser cautelosos al interpretar estos resultados. Partamos del hecho de que las tasas de natalidad fluctúan estacionalmente dentro de cada año. Además, muchos de los países incluidos en el estudio habían experimentado declives años antes de la pandemia.

Serie de cara de bebé, mujer con mascarilla, mascarilla de la pandemia y cuatro rostros en referencia a la familia.

Pese a ello, los investigadores afirman que los descensos registrados nueve meses después de febrero de 2020 fueron más acentuados. En el caso de EE.UU., creen que el bajo porcentaje se debe a que solo había datos disponibles hasta diciembre 2020, probablemente debido al alto impacto de la pandemia dentro de sus jurisdicciones.

Algunos países países escandinavos, Suiza y Corea del Sur, mostraron tendencias ligeramente positivas en lo que respecta a las tasas de natalidad. Sin embargo, los investigadores concluyeron que no eran estadísticamente significativas.

“Estamos muy seguros de que el efecto para esos países es real”, dice Arnstein Aassve, profesor de ciencias sociales y políticas y coautor del estudio. “Aunque podrían haber tenido una leve tendencia a la baja antes, estamos bastante seguros del hecho de que hubo un impacto de la pandemia”.

¿A qué se debe el descenso de las tasas de natalidad?

En cuanto a la explicación del descenso de las tasas de natalidad, el profesor lo atribuye al incremento de la incertidumbre derivada de la pandemia. Los bloqueos generaron pérdidas económicas significativas en diferentes niveles y las expectativas de sueldo y empleo probablemente mermaron. Con las nuevas limitaciones, puede que el interés o los planes previos de formar una familia se detuvieran para muchos.

Ilustración en contraluz de una familia dentro de una casa rodeada por el coronavirus.

Irónicamente, aunque en algún momento se habló de un incremento de los embarazos, muchos demógrafos advirtieron que no habría baby boom con esta pandemia. Su pronóstico se basó en las tendencias de crisis pasadas, como la crisis financiera de 2008 y la pandemia de influenza de 1918.

Ahora queda esperar un tiempo más para saber si esta tendencia se mantiene, aumenta o se reduce a medida que se siguen distribuyendo las vacunas contra la COVID-19. Puede que se trate solo de un bache en la historia demográfica de estos países; aunque otras posibilidades apuntan a un auge económico como el que hubo después de la pandemia de 1918 y algunas familias, bien numerosas o apenas iniciando, podrían verse beneficiadas.

Referencia:

Early assessment of the relationship between the COVID-19 pandemic and births in high-income countries. https://www.pnas.org/content/118/36/e2105709118

Escribir un comentario