En la actualidad, el coronavirus ya ha logrado infectar a más de 216 millones de personas y se ha llevado más vidas de al menos 4,16 millones. Mientras tanto, su avance no para y, mientras no tomemos las medidas de prevención correctas, ponerle fin a la pandemia será extremadamente complicado. Eso es justamente lo que nos recuerda el reciente caso de una maestra que contagió a más de la mitad de su clase con la variante Delta del COVID-19.

Según se sabe, la mujer aún no había sido vacunada y, durante dos días, mostró síntomas de lo que parecía ser coronavirus. Sin embargo, antes de recibir los resultados de su prueba, la maestra continuó asistiendo al colegio y dando clases… sin una mascarilla. Poco después de su diagnóstico positivo, los anuncios de nuevos casos dentro de su clase no se hicieron esperar.

Maestra infecta a más de la mitad de su clase con variante Delta del COVID-19

El evento de súper propagación se dio en California, en el condado de Marin. Según han informado los CDC (Centers for Disease Control and Prevention), la maestra terminó siendo responsable del contagio de 26 personas, entre las que se incluyeron estudiantes de su clase, de otros grados y también familiares de los infantes.

De acuerdo a lo que se sabe, la mujer no solo asistió a clases a pesar de tener claros síntomas de alguna enfermedad, sino que se interactuaba con sus alumnos sin usar una mascarilla. Incluso, llegó a leer en voz alta en medio del salón sin utilizarla, lo que resulta altamente peligroso sabiendo cómo las partículas del SARS-CoV-2 pueden esparcirse por el aire con tan solo hablar.

Maestra no vacunada hablando con sus estudiantes sin mascarilla, con riesgo de transmitirles la variante delta del COVID-19.
Vía Pixabay.

Esa información va de la mano con el reporte de contagios, que demostró que aquellos estudiantes que estuvieron más cerca de la maestra tuvieron más riesgo de contagiarse con la variante Delta del COVID-19. Desafortunadamente, la maestra no estaba vacunada y los infantes no eran elegibles aún para ninguna vacuna. En consecuencia, el virus no se encontró con ningún tipo de barrera para saltar de un anfitrión a otro.

Las medidas preventivas podrían haber evitado esta situación de contagio

La evidencia ha demostrado repetidamente que las estrategias de prevención de múltiples niveles, como la vacunación para todos los niños y adultos que son elegibles; máscaras para todos los estudiantes, maestros, personal y visitantes; ventilación; cohorte distanciamiento físico; y pruebas de detección: trabajan para prevenir la propagación de COVID en las escuelas”, dijo la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, durante una conferencia de prensa el viernes.

Vía comunicado de prensa de whitehouse.gov

Las declaraciones de Walensky fueron de la mano con lo expresado también por los informes de la CDC. Dentro de ellos, se recalca la importancia de las medidas preventivas y cómo ellas actúan como barreras que nos ayudan a hacer frente al coronavirus.

Como un ejemplo de la situación, las autoridades sanitarias mencionaron que, de no haber sido por los sistemas de protección por capas que sí cumplían otros miembros de la escuela (estar vacunados, usar tapabocas, etc.) la magnitud de los contagios pudo haber sido mucho menor. El hecho de que un brote de la variante Delta del COVID-19 se detuviera en 26 personas, para los investigadores, es el claro testimonio de cómo los mecanismos de prevención pueden ayudar a frenar las cadenas de contagio.

La situación de la maestra podría cambiar cómo se aborda el regreso a clases en EE.UU.

Ahora que las escuelas están reanudando sus actividades en Estados Unidos, la forma de abordar el regreso a clases ha quedado en manos de cada institución. En consecuencia, existen algunas que han estipulado medidas sanitarias obligatorias –como el uso de tapabocas en todo momento– y otras que no.

Maestra sin mascarilla hablando con estudiantes.
Crédito: Allison Shelley/ The Verbatim Agency for EDUimages. Vía Flickr.

El caso de la maestra que contagió con la variante Delta del COVID-19 a sus alumnos podría cambiar esa visión. Es posible que en el futuro más localidades sigan el ejemplo de New York City, que estableció normativas básicas generalizadas para garantizar un regreso seguro a clases.

[La variante] Delta es doblemente contagiosa y debemos mejorar nuestro juego para mantener a los niños en la escuela de manera segura. Eso significa que los maestros, el personal y los estudiantes elegibles deben vacunarse y TODOS deben estar cubiertos con máscara. Es esencial contar con múltiples capas de protección”, acotó Tom Frieden, exdirector de los CDC.

Por ahora, solo los niños entre 12 y 17 años son elegibles para recibir las vacunas. En algunos territorios, como en Mississippi, solo el 20% de dicho grupo ha recibido su vacuna. Por otro lado, en Vermont ya el 70% se esa población se encuentra vacunada.

Eso demuestra que las medidas de prevención avanzan a pasos distintos dependiendo de dónde se esté. Pero, según los CDC, de forma general solo el 38% de la población elegible de niños y adolescentes ha recibido la vacuna en Estados Unidos. En consecuencia, queda claro que aún es necesario hacer más esfuerzos para aumentar ese porcentaje y asegurar el bienestar de los jóvenes que regresan a clase, el de sus familias y también el del personal educativo.

Referencias:

Outbreak Associated with SARS-CoV-2 B.1.617.2 (Delta) Variant in an Elementary School — Marin County, California, May–June 2021 (Agosto, 2021): https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/70/wr/mm7035e2.htm

COVID-19 Case Rates in Transitional Kindergarten Through Grade 12 Schools and in the Community — Los Angeles County, California, September 2020–March 2021 (Agosto, 2021): https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/70/wr/mm7035e3.htm

COVID-19 Vaccination Coverage Among Adolescents Aged 12–17 Years — United States, December 14, 2020–July 31, 2021 (Agosto, 2021): https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/70/wr/mm7035e1.htm

Escribir un comentario