La tecnología utilizada para la exploración espacial está avanzando cada vez más, permitiéndonos llegar a nuevos límites que antes eran insospechados. Ahora, para dar vida a una posible nueva era de viajes espaciales, la NASA ha puesto a prueba a Spiderweave, su más reciente diseño de escudo térmico.

Las pruebas del material, de acuerdo a lo revelado en el comunicado de la agencia espacial, se dieron en el Centro de Investigación Ames en Silicon Valley, California. Allí, se sometió el nuevo material con estructura de tela a condiciones extremas para determinar qué tan útil sería a la hora de utilizarlo como protección para las naves espaciales.

Spiderweave, el escudo térmico que nos permitirá explorar otros planetas

La idea de Spiderweave nació del proyecto ADEPT de la NASA. En inglés, sus siglas hacen referencia a la “Tecnología Adaptable, Implementable, de Entrada y Colocación” que la agencia espera diseñar para permitir que naves espaciales grandes sean capaces de sobrevivir tras cruzar las atmósferas de otros planetas.

Spiderweave, está diseñado con la estructura y maleabilidad de un tejido de tela. Por ese motivo, no solo es altamente adaptable, sino que además se puede transportar con mucha más facilidad que sus predecesores. Un detalle que será de gran ayuda para misiones futuras, en las que se quiera aprovechar al máximo el espacio de las naves para transportar equipos y muestras entre planetas.

¿Por qué Spiderweave?

Además de lo anterior, Spiderweave se ha mostrado como una alternativa superior para la NASA debido a su resistencia. Otros materiales antes probados debían ensamblarse al unir paneles individuales.

Spiderweave, nuevo material de la NASA puesto a prueba para futuras misiones espaciales.
Vía Patrick Viruel/NASA.

En primer lugar, esa composición hacía que el escudo térmico se convirtiera en una estructura aparatosa y difícil de manejar. Además, como un punto incluso más vital, una estructura de paneles permite que se creen más puntos de tensión –lo que los hace más propensos a sucumbir a la presión–.

Por su parte, Spiderweave, debido a la forma de su tejido, distribuye la tensión de manera más uniforme sobre su estructura altamente adaptable. En consecuencia, eso la convierte en la opción más segura para las naves. Además de que la presenta como una posible herramienta universal que podría acoplarse fácilmente a muchos diseños de vehículos espaciales.

Futuro prometedor

En la prueba más reciente, la NASA sometió a Spiderweave a temperaturas que superaron los 1.500 °C. Todo debido a que las presiones externas que azotan a los elementos al atravesar la atmósfera de un planeta rondan esos altos niveles.

Por ahora, Spiderweave ha dado resultados positivos, manteniéndose intacto a pesar de los factores externos. En el futuro, la NASA deberá seguir desarrollando pruebas para determinar la utilidad del escudo térmico y decidir qué tan posible es comenzar a usarlo en las misiones espaciales del futuro.

Escribir un comentario