La contaminación del aire es cada vez más común debido a la gran cantidad de aerosoles, restos de combustibles y demás elementos dañinos que liberamos al ambiente a diario. Con anterioridad, ya habíamos determinado los efectos negativos que eso puede tener en nuestro cuerpo. Pero ahora un reciente estudio también relacionado la exposición a polución con un aumento en la severidad de las enfermedades mentales.

La investigación que ha hecho tal hallazgo se presentó recientemente en The British Journal of Psychiatry. Dentro de sus planteamientos, explica que tan solo pequeñas variaciones en la polución ambiental parecen tener un efecto notorio en la gravedad de las enfermedades mentales registradas en el estudio.

La exposición a la polución podría afectar la severidad de las enfermedades mentales

Para poder realizar su estudio, los científicos trabajaron con una muestra de 13 mil personas en Londres, Inglaterra. Hicieron una primera revisión transversal analizando los niveles de polución ambiental y los tratamientos e ingresos al hospital por enfermedades mentales severas.

Polución.

Específicamente, se analizaron los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), que mostraron ser los más influyentes. Cuando los niveles de microgramos por metro cúbico superaban las 15 unidades, las personas tenían un 32% más de riesgo de necesitar tratamiento. Asimismo, la posibilidad de requerir ser internados en el hospital aumentó en un 11%.

Los niveles de contaminación del aire en Londres han disminuido en los últimos años, pero no existe un nivel seguro. (…) Incluso con niveles bajos de contaminación del aire, se puede observar este tipo de efecto muy importante”, dijo Ioannis Bakolis, del King’s College London, líder de la investigación.

Siete años más tarde, se realizó un segundo análisis transversal. Nuevamente, los resultados reflejaron la relación entre los aumentos de polución y el incremento en la severidad de las enfermedades mentales.

Otros efectos de la polución

Como si eso fuera poco, la relación entre la polución y las enfermedades mentales es solo la más reciente adición a la lista de sus efectos negativos. Por ejemplo, en estudios anteriores se reveló que la contaminación en el aire podía alterar el desarrollo de la estructura cerebral de los niños y aumentar los niveles de criminalidad.

Polución de fábricas que puede aumentar la severidad de las enfermedades mentales.

Igualmente, también se han establecido correlaciones entre la exposición a la polución y el aumento de la resistencia a los antibióticos, así como el deterioro de la salud ósea. Además de lo anterior, también parece estar relacionado con la reducción paulatina del tamaño del pene que se está dando generacionalmente.

Tenemos la solución a la vuelta de la esquina

Los investigadores aclaran que su estudio, por sus características, no ofrece realmente una prueba de una relación causal entre la polución y la severidad de las enfermedades mentales. Sin embargo, consideran que al menos refleja un vínculo “biológicamente plausible” al que deberíamos prestar atención en el futuro cercano.

Después de todo, así como los aumentos pequeños en la contaminación del aire pueden perjudicar nuestra salud, las pequeñas disminuciones también pueden beneficiarla. Algo que, según sus cálculos podría ahorrarle decenas de millones de libras anuales a los Servicios Nacionales de Salud (NHS).

Referencia:

Association between air pollution exposure and mental health service use among individuals with first presentations of psychotic and mood disorders: retrospective cohort study: DOI:10.1192/bjp.2021.119

Escribir un comentario