Después de meses de confinamiento y con las emociones a flor de piel debido a la pandemia del COVID-19, es normal que los niños se sientan abrumados y ansiosos por el regreso a clases. En esta situación, ¿cómo los padres pueden convertirse en entrenadores emocionales de sus hijos mientras regresan a clase?

En primera instancia, los padres deben comenzar por percibir las emociones de sus niños, luego validarlas y posteriormente enseñarles a manejarlas. Según los expertos, el coaching emocional es una técnica simple que los padres pueden usar no solo con sus hijos sino también con los más cercanos.

El coaching emocional se centra en comprender las emociones de las demás personas

Este concepto surge gracias al trabajo del psicólogo John Gottman y se basa en una variedad de técnicas para ayudar a las personas a lidiar con emociones negativas, bloqueos emocionales y creencias limitantes.

El coaching emocional tiene como propósito ayudar a la personas a comprender y respetar las emociones de los demás, así como también convertir las emociones negativas de una personas en placenteras y productivas. “No es complicado y cualquiera puede hacerlo”, destacan los autores.

Entonces, los padres deben comenzar por validar las emociones de sus hijos

Chica molesta

Para ayudar a los niños a manejar su estrés emocional, los padres deben comenzar por validar sus emociones.  Esto implica tener la suficiente empatía para ponerse en el lugar de los más pequeños de la casa. ¿Cómo se logra? Los autores recomiendan abordar el problema de una manera similar al siguiente ejemplo:

Entiendo que quizás te estés sintiendo preocupado, porque es casi septiembre, porque estás preocupado por cómo será el regreso a la escuela y porque has estado en casa durante tanto tiempo”. 

Con esas palabras se le explica a los niños qué significa esa emoción, además de hacerle entender que sus sentimientos son comprendidos y que es normal que se sientan así. Este es uno de los pasos más importantes del coaching emocional, por tanto, los padres deben sentir los sentimientos de sus niños para poder ayudarlos como es debido.

Apoyo emocional

Tras validar las emociones de los chicos, los padres deben tener la suficiente paciencia para brindarles el apoyo necesario, este debe ser reconfortante, tranquilizador y esperanzador. En algunos casos, el apoyo puede verse como una forma de distracción o estímulo para la resolución de problemas.

“Si un niño se concentra en la incertidumbre de septiembre, los padres pueden sugerir hacer una actividad divertida juntos. Si un adolescente se niega a ir a la escuela, los padres pueden animarlo o establecer límites y reforzar las expectativas”, señalan los autores.

Entonces, lo primordial es validar la emoción para luego ayudar a los niños a sentirse mejor e incluso enseñarles a manejar sus propias emociones, no solo mientras regresan a clase sino en cualquier circunstancia de la vida.

Referencia:

How parents can be ‘emotion coaches’ as kids navigate back-to-school during COVID-19. https://medicalxpress.com/news/2021-08-parents-emotion-kids-back-to-school-covid-.html

Coach Emocional y Cómo Ayuda a tu Inteligencia Emocional. https://coachingteam.es/coach-emocional-y-como-ayuda-a-tu-inteligencia-emocional/

Escribir un comentario