Sobrevivir a un ataque cardíaco es toda una hazaña, pero mantener el tratamiento adecuado junto con hábitos saludables debería ser la siguiente para prolongar su existencia. Un nuevo estudio presentado en la reunión anual de la Sociedad Europea de Cardiología arroja evidencia de ello, y asegura que esto sumaría unos siete años a su vida.

Lamentablemente, no todos los pacientes son capaces de seguir estas recomendaciones, lo que limita de forma significativa el control de sus factores de riesgo. Entre más de 3,200 pacientes evaluados, apenas 2 por ciento de ellos tenía la presión arterial, el colesterol y el azúcar en sangre en niveles adecuados un año después de su afección.

La mayoría de los sobrevivientes de ataque cardíaco no mantiene una buena salud tras recuperarse

Si bien muchas personas logran sobrevivir a un ataque cardíaco y continuar con medicamentos de por vida, la realidad es que esto por sí solo no es suficiente. El tratamiento debe ir acompañado de cambios drásticos de hábitos que minimicen aún más el riesgo de un segundo evento, de otras enfermedades y de muerte.

Los investigadores descubrieron que, un año después, 65 por ciento de los pacientes tenía niveles altos de colesterol “malo” (LDL), mientras que 40 por ciento tenía presión arterial alta. Además, en general, 79 por ciento de los pacientes tenía sobrepeso u obesidad, y 45 por ciento no hacía suficiente ejercicio.

Tomar medicamentos y llevar una vida saludable evitaría un ataque cardíaco durante 7,4 años

Pero, ¿por qué estos porcentajes resultan tan preocupantes? Aunque sea obvio para muchos, es necesario recordarlo. El estilo de vida que llevamos, incluida la alimentación, hábitos de sueño y actividad física, está estrechamente relacionado con nuestro estado de salud.

Después aplicar un modelo matemático, los investigadores encontraron nueva evidencia de ello. Si los pacientes del estudio controlaran de manera óptima los factores de riesgo mencionados, podrían tener garantía de que no sufrirían otro ataque cardíaco o un derrame cerebral en los próximos 7,4 años de su vida.

Los medicamentos, por sí solos, no son suficiente

Ahora bien, ¿por qué tantos pacientes mantenían un estado de salud deficiente después de haber vivido tal experiencia? La investigadora Tinka Van Trier, del Centro Médico de la Universidad de Ámsterdam en los Países Bajos cree que se debe a una combinación de factores.

Si bien la mayoría tomaba sus medicamentos, incluidos los dirigidos al control del colesterol, presión arterial y para prevenir la coagulación sanguínea, es posible que no los tomaran en las dosis adecuadas o que los combinaran de forma deficiente.

A ello sumamos el estilo de vida, que suele ser uno de los puntos más difíciles de abordar. Y así como es difícil cambiarlos para bien, no hacerlo tiene consecuencias letales que empiezan por el desequilibrio en la presión arterial, el colesterol y el azúcar en sangre.

¿Qué pueden hacer los sobrevivientes de ataque cardíaco para sumar años de vida?

Hombre mayor de rasgos asiáticos haciendo estiramientos para hacer ejercicio y sumar años de salud a su vida.

Lo bueno es que existen formas de motivar a los sobrevivientes de ataque cardíaco a cambiar su dinámica para bien y sumar estos valiosos 7,4 años de vida saludable. Los programas de rehabilitación cardíaca con una buena opción pues educan y ayudan a los pacientes a superar sus miedos a la enfermedad así como a abordar los aspectos psicológicos que podrían estar limitando su autoayuda.

El apoyo médico y familiar es clave para la adopción de un estilo de vida saludable. Algunos pacientes pueden tener mejores resultados en lo que respecta a comer mejor, hacer ejercicio, dejar de fumar o tomar sus medicamentos cuando están acompañados.

Referencia:

Study shows missed potential for healthy life after a heart attack. https://www.escardio.org/The-ESC/Press-Office/Press-releases/Study-shows-missed-potential-for-healthy-life-after-a-heart-attack

Escribir un comentario