Los pulpos son criaturas tan inteligentes como complejas. A medida que aprendemos más sobre ellos, nuevas incógnitas surgen acerca de sus comportamientos y costumbres. Una de las más recientes ha incluido a los pulpos hembra y los avistamientos que las sitúan lanzando objetos a los machos su propia especie.

En una preimpresión publicada en la base de datos bioRxiv se ha explorado con un poco más de detalle el particular comportamiento. Para llevar la investigación a cabo, el estudio contó con el trabajo colaborativo de Peter Godfrey-Smith, David Scheel, Stephanie Chancellor, Stefan Linquist y Matthew Lawrence.

La vida en ‘Octlantis’

Desde años anteriores sabemos de la existencia de un particular espacio submarino en las costas de Australia: ‘Octlantis’ la metrópolis de los pulpos. Ubicada específicamente en un lugar conocido como Jervis Bay, ha logrado convertirse en un favorito de los octópodos debido a las cualidades de su suelo.

En esa área del lecho marino, la arena es lo suficientemente suave como para que los pulpos puedan excavar sus madrigueras con facilidad. Como consecuencia, un número anormal de estas criaturas (que son mayormente solitarias) se han concentrado en un pequeña área. A la larga, eso ha facilitado su observación y estudio para conocer más sobre sus características individuales y también sobre sus interacciones con otras criaturas.

Desde el 2015, gracias a las observaciones de Godfrey-Smith, de la Universidad de Sydney, y sus colegas, tenemos evidencias en video de pulpos lanzando objetos a otros. Sin embargo, para ese entonces no se tenían claros los motivos de la conducta, y ni siquiera estábamos seguros de que se tratara de un acto intencional y no de un simple accidente.

Los pulpos hembra podrían estar lanzando cosas para alejar a machos acosadores

Después de años de recopilar nuevos videos y analizar las interacciones, los investigadores comenzaron a ver un patrón. Por lo general, los pulpos tienden a lanzar limo, algas u objetos como conchas propulsándolos con chorros de agua ya sea para eliminar restos de comida o para cavar al construir su madriguera.

Pulpos hembras,
Crédito: Volner Miklós.

Ahora, la selección de qué elementos lanzar y cómo hacerlo variaba según la intencionalidad del pulpo. En general, si simplemente estaba comiendo o cavando, el pulpo no apuntaría a ningún lugar en específico y usaría sus dos tentáculos delanteros para movilizar el objeto.

Por otra parte, los pulpos hembra fueron avistados lanzando objetos como limo (un tipo de sedimento suave) o algas a los machos luego de una persecución de apareamiento infructuosa. Básicamente, lo usaban como una forma muy directa de decir a los machos que dejaran de perseguirlas.

En esos casos, la selección de tentáculos cambiaba y era posible ver cómo los pulpos “enfocaban” a su víctima dentro del campo de tiro antes de propulsar el objeto. Eso habla de una conducta de agresión premeditada que en los otros casos simplemente no está presente.

¿Por qué tanta agresión?

En estudios anteriores se ha visto que los pulpos pueden guardar “rencor” contra otras especies e incluso golpearlas como venganza. Asimismo, se ha confirmado que las criaturas son capaces de experimentar sentimientos, por lo que la agresión podría ser una respuesta emocional a las situaciones que los rodean.

Un ejemplo de eso es que, en otras oportunidades en las que se captó a pulpos arrojando objetos a la nada, fue posible correlacionar los episodios con alguna interacción intensa o negativa que acabaran de tener con otro de su especie. Por lo que, los investigadores teorizaron que los pulpos también podrían estar lanzando objetos para liberar las “frustraciones” de la interacción social fallida.

Asimismo, es bien sabido que los pulpos son animales de una sola reproducción. Por ende, luego de poner su primera camada de huevos, las hembras se suicidan poco antes de que eclosionen. Podríamos asumir entonces que su forma exagerada de rechazar a los machos podría ser una forma de asegurarse de aparearse con el mejor candidato posible –lo que requiere ser más selectivos en el proceso–.

Referencia:

In the Line of Fire: Debris Throwing by Wild Octopuses: https://doi.org/10.1101/2021.08.18.456805

Escribir un comentario