Una nueva preocupación sacude a la isla nipona en medio de sus jordanas de vacunación. Según recuenta el portal Reuters, un informe de Takeda Pharmaceutical, distribuidora japonesa de vacunas, detalló las sospechas sobre la posible contaminación en varios lotes de viales. Como consecuencia, vemos que, hoy jueves, Japón suspende de forma preventiva la distribución de las vacunas de Moderna.

Takeda Pharmaceutical es la empresa japonesa encargada de distribuir las vacunas de Moderna en el territorio nipón. Sin embargo, no está involucrada en su manufactura, por lo que ha solicitado a Moderna que estudie el caso para averiguar dónde se pudo producir la contaminación de las dosis.

Japón suspende el uso de más de 1,6 millones de dosis de Moderna

De acuerdo al New York Times, las autoridades sanitarias japonesas hicieron mención de la aparición de contaminantes no especificados en casi 40 dosis examinadas en más de 8 ubicaciones a lo largo del país. Como consecuencia, las autoridades niponas han decidido suspender el uso de dichas dosis hasta que se estudie la situación con más detalle.

Específicamente, la decisión de Japón implica que la distribución de las 1,63 millones de vacunas de Moderna potencialmente contaminadas se suspende hasta nuevo aviso, aclaró AP News.

¿Qué ha sucedido con los viales contaminados de Moderna en Japón?

Tanto el gobierno como la farmacéutica han asegurado que la medida es principalmente preventiva hasta que se estudie más a fondo el caso. Por ahora, ambas entidades sostienen que no se han encontrado problemas de problemas de seguridad o de eficacia entre las vacunas.

Dosis de vacuna de Moderna usada en Japón.
Crédito: Mike Segar. Vía Reuters.

Sin embargo, la noticia no solo ha elevado las preocupaciones de la sociedad, sino que pronto tendrá efectos sobre su lucha contra el COVID-19. Eso sobre todo cuando observamos cómo las empresas ya están comenzando a suspender sus sesiones de vacunación para sus trabajadores, a causa de la repentina disminución de las vacunas disponibles.

De acuerdo a AP News, puede que algunos de los viales contaminados se hayan administrado antes de la suspensión, pero por ahora ninguno parece haber ocasionado efectos secundarios. Por otra parte, Moderna liberó un comunicado en el que aseguraba que estudiaría el caso a fondo para identificar el origen de la posible contaminación, según recopiló Reuters.

Por ahora, consideran que el problema pudo provenir de las líneas de producción en su sitio de fabricación en España. Pero, hasta que no se realicen las debidas investigaciones, no se puede dar nada por seguro.

¿Qué impacto podría tener la situación a futuro?

En la actualidad, Japón depende por completo de la fabricación e importación de vacunas, según resaltó la AP News. Por los momentos, Japón cuenta con las alternativas de Pfizer-BioNtech, Oxford-AstraZeneca y Moderna.

Esa última ayudó particularmente a acelerar los procesos de vacunación, de forma que, para los momentos actuales, el país japonés ya cuenta con más de 43% de su población vacunada. Sin embargo, ahora que Japón suspende indefinidamente el uso de las dosis de Moderna, su panorama podría cambiar.

Justos en estos momentos la isla se enfrenta a un resurgimiento de los contagios de COVID-19. De hecho, recientemente alcanzaron su pico más alto durante toda la pandemia, superando los 25 mil casos diarios, de acuerdo al New York Times.

En otras palabras, las vacunaciones en Japón se encuentran en un punto crucial, corriendo apresuradamente para intentar superar a los contagios. Si la situación con Moderna no se soluciona pronto, eso podría tener a la larga consecuencias perjudiciales para toda la sociedad nipona.

Escribir un comentario