El operador de la planta de energía nuclear de Fukushima Daiichi anunció la construcción de un túnel submarino a través del cual se liberará el agua tratada pero aún con niveles significativos de radiactividad al océano. La medida busca proteger a la industria pesquera local de la potencial contaminación de los productos marinos, pero genera mucha preocupación a nivel internacional por obvias razones.

El inicio de la construcción está previsto para marzo del próximo años, con expectativas de que la liberación de las más de un millón de toneladas de agua contaminada con desechos nucleares se realice durante la primavera de 2023. Y aunque parece imprudente, la medida se apoya en la necesidad de evitar que los tanques que la almacenan rebosen su capacidad a fines del próximo año.

La decisión de liberar el agua radiactiva de Fukushima Daiichi al océano

En abril de 2020, en pleno apogeo de la pandemia de COVID-19, el gobierno japonés anunció su decisión de vertes las aguas usadas para enfriar los núcleos de los reactores nucleares de la planta afectada por el terrible tsunami de marzo de 2011.

Daños ocasionados por el tsunami de 2011 sobre los reactores de la planta nuclear de Fukushima Daiichi.
Planta nuclear de Fukushima después del tsunami de 2011. Crédito: Digital Globe.

La decisión fue el resultado de siete años de arduo debate respecto a la mejor forma de deshacerse de estas cantidades masivas que se almacenan en más de un millar de tanques dentro de las instalaciones destruidas.

Para entonces, garantizaron que el procedimiento se realizaría de la forma más inocua posible a fin de proteger la actividad pesquera y, en general, la imagen de la nación. La construcción del túnel submarino desde Fukushima forma parte de este plan.

El agua de la planta ha sido trata para eliminar parte de la contaminación radiactiva

Cabe destacar que el agua en cuestión se ha sometido a varios procesos de filtrado a fin de liberarla de la mayor parte de los contaminantes radiactivos que la hacen peligrosa. Sin embargo, algunos como el tritio, un isótopo del hidrógeno, siguen presentes y no se puede retirar de estas masas con las tecnología disponible hasta ahora.

A pesar de ello, recientemente, Tokyo Electric Power Company Holdings (TEPCO), la compañía operadora de la planta de energía nuclear destruida, indicó que el túnel tenía una longitud aproximada de 1 kilómetro desde la planta. Para construirlo, perforarán el lecho rocoso en las profundidades cerca del reactor N° 5, que sobrevivió a los derrumbes de la planta.

La tubería tendrá un diámetro de unos 2,5 metros y se extenderá hacia el este del Océano Pacífico desde los tanques que almacenan el agua radiactiva de Fukushima. A través de ella fluirían alrededor de 1,27 millones de toneladas del líquido vital que incluye agua utilizada para enfriar la planta, lluvia y agua subterránea que se filtra a diario. La construcción iniciará después de realizar estudios de factibilidad y obtener la aprobación de las autoridades.

Akira Ono, director de desmantelamiento de la planta, explicó que liberar el agua radiactiva de Fukushima a través del túnel submarino ayudaría a evitar que fluya de regreso a la orilla. Con ello, se evitaría parte de los potenciales efectos nocivos de la contaminación sobre la fauna e industria local. Añadió:

“Explicaremos a fondo nuestras políticas de seguridad y las medidas que estamos tomando contra el daño a la reputación, para que podamos disipar las preocupaciones de las personas involucradas en la pesca”.

Decisión apoyada por expertos y organismos internacionales

Activistas ambientales protestando con imágenes del primer ministro japonés contra la decisión de liberar el agua radiactiva de Fukushima al océano.
Activistas ambientales protestando contra la decisión de liberar el agua radiactiva de Fukushima al océano en abril de 2021. Crédito: Lee Jin-man.

La operación parece planteada de forma muy transparente. La empresa nipona ha aceptado que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) la inspeccione mientras se realice. Y cabe destacar que esta misma organización dio su visto bueno a la solución de retirar el agua radiactiva de los tanques de Fukushima.

El mismo primer ministro, Yoshihide Suga, calificó esta acción como una “tarea inevitable” para avanzar en el lento desmantelamiento de la planta. De hecho, no es la primera vez que ocurriría algo similar en la intrincada historia de la energía nuclear.

TEPCO indemnizaría por los daños de la liberación del agua

Pero, como es de esperar, tanto la decisión de liberar el agua radiactiva de Fukushima Daiichi como la construcción del túnel submarino han recibido fuertes críticas. La principal preocupación es cómo afectará esta medida a los agricultores de la región y la confianza de los consumidores que compran sus productos.

Sin embargo, TEPCO parece estar de dispuesto a asumir las consecuencias. En un comunicado de prensa, la compañía aseguró que asumirá el pago de las indemnizaciones que sean necesarias para compensar los efectos de la liberación del agua contaminada.

Referencia:

Fukushima nuclear water to be released via undersea tunnel. https://techxplore.com/news/2021-08-fukushima-nuclear-undersea-tunnel.html

Escribir un comentario