La naturaleza está repleta de genialidad, desde los patrones peculiares que exhiben la piel y el pelaje de muchas especies hasta comportamientos similares a los de los humanos. Pero hay algo más impresionante aún: la fluorescencia, y a propósito de ello, citaremos la observada en los nidos de varias especies de avispas en Vietnam.

Los investigadores de la Sorbonne Université, la Academia de Ciencia y Tecnología de Vietnam y la Université de Paris se toparon con esta maravilla durante exhaustivas excursiones nocturnas por el bosque. Y aunque literalmente quedaron deslumbrados, el hallazgo generó una serie de preguntas al respecto. Una de ellas divaga en torno a la función que podría ejercer este tipo de biofluorescencia en el mundo salvaje.

La biofluorescencia es muy común en la naturaleza

La biofluorescencia no es algo particularmente nuevo en la ciencia. De forma simple, consiste en que un ente biológico absorba la luz proporcionada por el Sol y luego la emita en una nueva longitud de onda. En TekCrispy hemos cubierto algunos casos curiosos observados en la naturaleza, como en los roedores, y también cómo los investigadores usan esta propiedad en sus estudios.

En realidad muchos animales son capaces de exhibirla en ciertas partes de sus cuerpos; como ejemplo, variedades de peces, escorpiones, camaleones e incluso las tortugas. Lo que no es común es que las sustancias producidas o construcciones de los organismos vivos sean también fluorescentes, como se observó en los nidos de avispas vietnamitas.

Expediciones nocturnas en el bosque vietnamita

El equipo internacional se vio motivado a explorar en ello por el hecho de que algunos materiales naturales con biofluorescencia tienen aplicaciones interesantes en los humanos. Por tanto, se propusieron descubrir insectos con esta capacidad no documentados en los bosques tropicales y escogieron Vietnam del Norte como escenario. Para ello, fueron preparados con lámparas de luz ultravioleta.

Uno de los nidos de avispas fluorescentes brillando en color verde en la noche.
Nido de avispas de papel brillando a la luz UV durante la noche. Crédito: Bernd Schöllhorn y Serge Berthier.

“No estábamos buscando nidos de avispas en particular”, dijo el autor principal Bernd Schöllhorn, profesor de química en la Universidad de París. “Hasta donde sabemos, este fenómeno no ha sido observado en el pasado, ni por investigadores científicos ni por fotógrafos”.

Las expediciones suelen ser divertidas, y quizás estas no fueron la excepción, pero sin lugar a dudas fueron de alto riesgo. Los investigadores tuvieron que adentrarse al bosque de noche, para lo que tomaron medidas extremas para evitar ser mordidos o picados por criaturas peligrosas, como serpientes, arañas y avispas.

En su trayecto, quedaron deslumbrados con nidos de avispas fluorescentes de diferentes especies pertenecientes al género Polistes. Comúnmente, se les conoce como avispas de papel, y a la luz de las lámparas UV, sus hogares brillaban con un intenso color verde.

¿Por qué los nidos de las avispas de papel vietnamitas son fluorescentes?

Nido de avispas fluorescente brillando en color verde durante el día.
Nido de avispas de papel fluorescente brillando en color verde durante el día. Crédito: Bernd Schöllhorn y Serge Berthier.

Los nidos tienen forma de celdas hexagonales muy bien agrupadas en forma de panal. Hasta ahora, se sabe que estas avispas sellan la parte inferior con capullos hechos de fibras de seda a fin de proteger a las larvas dentro del nido.

Sin embargo, la razón del brillo de estos capullos al exponerse a luz ultravioleta entre 360 ​​y 400 nanómetros de longitud de onda se desconoce. Estudios previos hallaron que los animales con esta propiedad la usan como un faro, para “marcar” su camino a casa durante la noche, como si se tratara de un faro. Otros, en cambio, apuntan a que podría ser una forma de proteger a las larvas de la luz solar intensa.

Referencia:

Bright green fluorescence of Asian paper wasp nests. https://royalsocietypublishing.org/doi/10.1098/rsif.2021.0418

Escribir un comentario