El enamoramiento despierta la pasión y el romanticismo en las personas. Pero yendo un poco más allá, científicos de la Universidad de Tel Aviv revelan que la exposición a luz solar avivaría con mayor intensidad nuestro lado romántico.

En un artículo publicado en la revista Cell Reports, los investigadores señalan que la exposición a la radiación ultravioleta tipo B (UVB) en condiciones controladas aumenta los niveles de pasión romántica en las personas, tanto en hombres como mujeres.  

La luz solar afecta nuestro sistema endocrino

Tras una serie de experimentos, los científicos detectaron que la luz solar afecta la regulación del sistema endocrino. Este se encarga de liberar las hormonas responsables de nuestro estado de ánimo, crecimiento y desarrollo. Pero sobretodo las hormonas sexuales encargadas de nuestra reproducción. Al respecto, Carmit Levy, profesora en el Departamento de Genética Molecular Humana y Bioquímica de la Facultad de Medicina de Sackler, comenta:

Se sabe desde hace muchos años que la radiación ultravioleta de la luz solar aumenta los niveles de testosterona en los hombres, y también sabemos que la luz solar juega un papel importante en la regulación hormonal y conductual de la sexualidad. Sin embargo, el mecanismo responsable de esta regulación seguía siendo desconocida. Nuestro estudio permitió una mejor comprensión de este mecanismo”.

La radiación solar afecta los órganos sexuales de los animales

Para dar con esos resultados, el equipo comenzó evaluando el impacto de los rayos UVB en ratones. En efecto, detectaron que los niveles hormonales de las hembras habían aumentado considerablemente, repercutiendo en el tamaño de sus ovarios e incluso en su temporada de celo. De igual modo, la atracción entre los machos y hembras creció. Ambos mostraron mayor disposición de tener relaciones sexuales.    

En un segundo experimento, los investigadores decidieron eliminar de la piel de los animales una proteína llamada p53 –gen que activa la pigmentación de la piel frente a los efectos adversos de la luz solar–, lo que afectó el comportamiento sexual de los roedores. Lo que evidencia que la radiación solar jugó un papel clave en los cambios hormonales y fisiológicos presentados por los animales.

Los rayos UVB elevan nuestro deseo sexual

Toma en blanco y negro de una pareja besándose

Para terminar de comprobar esa hipótesis, Levy y sus colegas llevaron a cabo un tercer experimento que incluía a 32 participantes humanos. Estas personas debieron llenar un formulario sobre comportamientos relacionados con el deseo sexual y agresividad.

Tras una dosis de fototerapia UVB, los participantes mostraron un aumento en su deseo sexual. En particular, los hombres exhibieron un aumento en los niveles de agresividad (aumento de testosterona). El mismo resultado se obtuvo después de exponer a los participantes a 25 minutos de luz solar.

Sobre la base de los resultados, se espera que futuras investigaciones ayuden a comprender mejor cómo nos afecta la radiación solar, pero sobre todo sentar las bases en el desarrollo de aplicaciones prácticas que permitan el tratamiento de trastornos hormonales.

Referencia:

Skin exposure to UVB light induces a skin-brain gonad axis and sexual behavior.https://doi.org/10.1016/j.celrep.2021.109579

Escribir un comentario