Finalmente, la FDA (Food and Drugs Administration) ha dado su autorización completa para la distribución de la vacuna de Pfizer-BioNTech en el territorio estadounidense. Con la nueva noticia, también ha llegado el nombre oficial con el que deberemos identificar a la vacuna de Pfizer de ahora en adelante: ‘Comirnaty’.

En el poco tiempo que se ha dado a conocer la nueva nomenclatura, no ha sido poca la confusión que ha generado. Por un lado, el nombre de las farmacéuticas ya era suficiente para poder diferenciar las vacunas y, por el otro, ‘Comirnaty’ definitivamente no es uno de los nombres más fáciles de pronunciar o recordar.

Como consecuencia, han surgido dudas sobre por qué se ha elegido ese nombre en específico y qué diferencia se espera que haga ahora que la vacuna ha sido aprobada oficialmente en los Estados Unidos.

Primero que nada, ¿por qué ‘Comirnaty’?

Aunque inicialmente el nombre ‘Comirnaty’ no hace alusión a mucho, la verdad es que ha sido elegido para representar la vacuna por un motivo. De acuerdo al Brand Institute –la empresa encargada con encontrar un nombre para la vacuna de Pfizer–, la nomenclatura busca ser una amalgama de una serie de conceptos que describen al compuesto.

Frasco con dosis de Comirnaty, el nuevo nombre de la vacuna de Pfizer y BioNTech.
Crédito: Eric Gaillard/Reuters.

Específicamente, se sabe que la meta era que el nombre fusionara las palabras: comunity (comunidad), immunity (inmunidad), COVID-19 y ARNm. Claramente, la tarea no era sencilla y, aparentemente, el resultado más acorde a lo que se pedía fue ‘Comirnaty’.

La vacuna de Pfizer no es la única que ha recibido un nombre nuevos

De hecho, todas las alternativas de vacunas, tratamientos y medicamentos que existen siempre terminan con una denominación específica. Por lo general, ella ayuda a diferenciar el elemento “genérico” como lo es hablar de una vacuna, y dar paso a la especificidad de una “marca” que lo identifique. En este caso, el ejemplo sería hablar de la vacuna Comirnaty, lo que haría alusión a una empresa y modelo específico.

Para reforzar lo dicho, podemos mirar otras grandes farmacéuticas que también han recibido nombres para sus vacunas cortesía del Brand Institute. Por ejemplo vemos que las alternativas de Roche y AstraZeneca, han recibido nombres como ‘Actemra’ y ‘Vaxzevri’, respectivamente.

Por ahora, uno de los intentos más memorables es la opción de Moderna, a la que se ha denominado ‘SpikeVax’, es haciendo referencia a la proteína espiga (spike) del SARS-CoV-2.

¿Qué ha hecho que el cambio de nombre de Pfizer sea tan notorio entonces?

Principalmente, los tiempos en los que nos encontramos. Cada año las nuevas versiones de las vacunas contra la influenza salen al mercado y, con ellas, llegan nuevos nombres para identificarlas. Sin embargo, la mayor parte del tiempo los ignoramos, o ni siquiera nos enteramos de su existencia.

Ahora, bajo el efecto de lupa que crea la presión de una pandemia, cada movimiento de las farmaceutas está bajo el ojo público. Eso implica que, apenas cambia algún detalle de las vacunas, medicamentos o tratamientos que ofrecen, todos estamos listos y al pie del cañón para escuchar todos los detalles.

Realmente, el nombre ‘Comirnaty’ no es el más memorable para una vacuna, pero ayudará a identificarla a largo plazo, tal como lo han hecho Pfizer y BioNTech hasta ahora. Pero, en la práctica, es probable que la nomenclatura no haga mucha diferencia para nosotros. La llamemos como la llamemos, seguirá siendo la misma vacuna y ahora estará oficialmente disponible en todo el territorio estadounidense.

Escribir un comentario