¿Tienen las abejas y los humanos algo en común? Sí, su gusto por la cafeína. Ciertamente, estos impresionantes insectos no se sientan cerca de una ventana cada mañana a tomar una taza de café como nosotros, pero al parecer sí están al tanto de los efectos que tiene uno de sus componentes más populares.

Según un nuevo estudio publicado en la revista Current Biology, la cafeína tiene también un efecto estimulante en estos insectos que mejora sustancialmente su memoria. Pero lo más importante de ello, al menos para el resto de la vida en la Tierra, es que su consumo puede influir significativamente en su comportamiento convirtiéndolos incluso en mejores polinizadores.

La cafeína está presente en el néctar de muchas plantas

Aunque solemos vincular la cafeína con la planta del café (género Coffea), en la naturaleza hay varias fuentes vegetales en las cuales encontrarla. Los humanos, por ejemplo, suelen consumirla también a través de la ingesta del té verde. Pero también el néctar de las plantas Citrus que suelen probar las abejas melíferas también tiene cafeína.

De hecho, estudios previos demostraron que las abejas visitan las flores con cafeína con más frecuencia en comparación con otras. ¿Cuál es la razón? ¿Su néctar tiene un sabor diferente o un efecto que les agrada? Para determinarlo, los investigadores del National Resources Institute y Horticultural Research en East Malling en el Reino Unido decidieron observar el fenómeno de cerca.

Abejorros alimentados con un néctar artificial con y sin cafeína

Diseño del experimento para evaluar la memoria y comportamiento de las abejas estimuladas con cafeína.
Diseño del experimento para evaluar los efectos de la cafeína sobre memoria de las abejas. Crédito: Current Biology.

En un laboratorio, dividieron 86 abejorros de la especie Bombus terrestris en tres grupos: el primero recibió una solución de azúcar con cafeína y un embriagante olor a fresa; el segundo grupo recibió una solución de azúcar con el olor a fresa, pero sin la cafeína; el tercero solo recibió la solución de azúcar (grupo de control).

Luego, expusieron las abejas a flores experimentales robóticas para evaluar su comportamiento y memoria después del consumo del néctar artificial con y sin cafeína. También querían desenredar los efectos de la cafeína sobre las señales aprendidas asociadas con los alimentos en comparación con la asociación de la sustancia como recompensa.

La memoria de las abejas parece mejorar tras consumir cafeína

Los investigadores descubrieron que las abejas sin experiencia que fueron estimuladas previamente con el néctar de cafeína hicieron visitaron con mayor frecuencia las flores en comparación con las abejas de control o las que fueron entrenadas solo con el olor. De manera similar, las abejas experimentadas estimuladas con cafeína mostraron una mejora sustancial de los tiempos de manipulación floral.

Dicho de forma más simple, las abejas alimentadas con cafeína mostraron una mayor capacidad de asociar el olor a fresa con la recompensa azucarada. A pesar de ello, no está claro si el efecto es consecuencia real de la mejora de la memoria de las señales objetivo (el alimento) o la percepción de la cafeína como recompensa.

“Las abejas melíferas alimentadas con cafeína forman asociaciones de memoria olfativa más duraderas, lo que podría dar a las plantas con néctar con cafeína una ventaja adaptativa al inducir más visitas a las flores”, escribieron los autores.

Cafeína para mejorar los cultivos

Abeja polinizando una flor de la planta de fresas, un proceso que podría mejorarse con cafeína.

Ahora bien, los efectos de la sustancia fueron de corta duración pero, de cierta forma convincentes. Por ello la conclusión fue que la cafeína ciertamente mejora la memoria de las abejas, haciéndolas más capaces y rápidas a la hora de localizar sus alimentos. Y una consecuencia directa de ello es que se convertirían en mejores insectos polinizadores.

La utilidad del estudio radica precisamente en los beneficios de la polinización para el equilibrio de la Tierra y para la industria alimentaria. Por ejemplo, los agricultores suelen comprar docenas de cajas de abejorros cada año para ayudar a polinizar las fresas, pero estos no siempre se dirigen a ellas.

Si la cafeína en realidad funciona como un estimulante para la memoria de las abejas, esto podría potenciar sus habilidades de polinización. Los agricultores podrían rediseñar las colonias comerciales para mejorar el enfoque de los insectos, haciendo así que se dirijan a las plantas de interés.

Referencia:

Bumble bees show an induced preference for flowers when primed with caffeinated nectar and a target floral odor. https://www.cell.com/current-biology/fulltext/S0960-9822(21)00897-6

Escribir un comentario