Por lo general, una porción de champiñones no debería faltar en un menú de comida balanceada por su calidad nutricional. Pero yendo un poco más allá, los investigadores de la Universidad Nacional de Singapur (NUS) encontraron una nueva razón para incluirlos en nuestra dieta. Según sus hallazgos, publicados en Journal of Alzheimer’s Disease, comer hongos con frecuencia puede proteger contra el deterioro cognitivo, al menos en edades avanzadas.

El estudio de seis años reveló que comer 300 gramos de hongos semanalmente podría reducir el riesgo de deterioro cognitivo. A pesar de ello, incluso porciones mucho más pequeñas parecían ofrecer dicho beneficio en personas mayores de 60 años.

¿Puede la alimentación influir en el deterioro cognitivo?

Hongos sobre una tabla de picar con pimentón y otros vegetales al lado.

Los autores definen el deterioro cognitivo leve como la etapa entre el deterioro cognitivo del envejecimiento normal y el deterioro más grave que caracteriza la demencia. En esta fase, las personas pueden experimentar una leve pérdida de memoria, así como déficit en otras funciones cognitivas como el lenguaje, la atención y las habilidades visuales relacionadas al espacio; sin embargo, estos síntomas pueden ser tan sutiles que pasan desapercibidos por no afectar sustancialmente la independencia y desempeño de las actividades cotidianas.

La ciencia ha estado buscando componentes en la alimentación que contribuyan o reduzcan el riesgo de deterioro cognitivo a fin de desarrollar mejores estrategias preventivas. Entre las opciones potenciales figuraban los hongos, que fueron el centro de este estudio.

Un estudio extenso en adultos mayores de 60 años

El estudio se realizó entre 2011 y 2017, tiempo en el cual los investigadores recopilaron datos de más de 600 adultos mayores chinos de más de 60 años que vivían en Singapur. Para ello, realizaron extensas entrevistas que incluyeron preguntas para obtener información demográfica, historial médico, factores psicológicos y hábitos alimenticios.

También midieron la presión arterial, el peso, la altura, el agarre manual y la velocidad al caminar, así como el desempeño cognitivo, estado de ánimo y posibilidad de demencia. Con esta información y el apoyo de expertos en psiquiatría, esperaban dar con diagnósticos precisos para luego establecer las correlaciones pertinentes.

Dos porciones de hongos semanales reducen el riesgo de deterioro cognitivo leve en 50%

Hongos sobre una superficie de madera en una cocina.

El estudio arrojó evidencia de que los seis tipos de hongos analizados estaban asociados con niveles reducidos de deterioro cognitivo leve. Siendo más específicos, aquellas personas que consumían más de dos porciones estándar de hongos a la semana tenían 50 por ciento menos riesgo de tener deterioro cognitivo leve.

Una porción consiste en tres cuartos de taza de champiñones cocidos con un peso promedio de alrededor de 150 gramos. Por tanto, dos porciones equivaldrían aproximadamente a 300 gramos, o la mitad de un plato.

El compuesto detrás del beneficio

Los científicos creen que la protección proporcionada por el consumo de hongos contra el deterioro cognitivo se debe a un compuesto específico llamado ergotioneína.

“La ergotioneína es un antioxidante y antiinflamatorio único, que los humanos no pueden sintetizar por sí mismos”, dijo el Dr. Irwin Cheah, investigador principal. “Pero se puede obtener de fuentes dietéticas, una de las principales son los hongos”.

Un estudio más reciente reveló que la deficiencia en este compuesto podría ser un factor de riesgo para el progreso de enfermedades neurodegenerativas. Aunque también halló un vínculo similar con ciertas hericenonas, erinacinas, escabroninas y dicioforinas que promueven los factores de crecimiento nervioso.

El estudio se centró en seis hongos de consumo habitual en Singapur: champiñones dorados, ostras, shiitake y botones blancos, así como champiñones secos y enlatados. Esto no quiere decir que otras especies comestibles no puedan ofrecer dichos beneficios, pero futuras investigaciones podrían determinarlo.

Referencias:

Mushrooms may reduce risk of cognitive decline. http://news.nus.edu.sg/research/mushrooms-reduce-cognitive-decline

NUS Study: Eating Mushrooms May Reduce the Risk of Cognitive Decline. https://www.j-alz.com/content/nus-study-eating-mushrooms-may-reduce-risk-cognitive-decline

Ergothioneine, recent developments. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2213231721000161

Escribir un comentario