Todos sabemos que, al envejecer, muchas de nuestras habilidades cognitivas comienzan a deteriorarse. Por ese motivo, solemos tardarnos más tiempo en tareas de procesamiento mental y las actividades de visualización espacial se nos hacen más complicadas.

Pero, según un estudio recientemente publicado en Nature Human Behaviour, el envejecimiento también podría tener sus ventajas para nuestro cerebro. De hecho, de acuerdo a los autores (John Verssimo, Paul Verhaeghen, Noreen Goldman, Maxine Weinstein y Michael T. Ullman) otras habilidades mentales podrían incluso pulirse o mejorarse con el tiempo.

¿Envejecer nos ayuda a mejorar algunas habilidades cognitivas?

Esa fue la pregunta que los investigadores lograron responder luego de su experimento con 702 participantes. La muestra tuvo voluntarios de entre 58 y 98 años que se sometieron a una prueba de atención en varias fases.

Gracias a eso, los investigadores pudieron observar qué habilidades cognitivas parecían disminuir cuando la personas empezaba a envejecer. Pero, en paralelo, también fueron capaces de atestiguar cómo otras áreas de desarrollo cognitivo parecían estar más activas y mejor enfocadas en los grupos de más edad dentro de la muestra.

Específicamente, los investigadores pusieron su atención en tres procesos puntuales: a) aquellos asociados con el estado de alerta; b) los relacionados con la orientación y c) los encargados de la “inhibición ejecutiva”.

Usamos los tres procesos constantemente (…) Por ejemplo, cuando conduce un automóvil, alertar es su mayor preparación cuando se acerca a una intersección. La orientación ocurre cuando cambia su atención a un movimiento inesperado, como un peatón. Y la función ejecutiva le permite inhibir distracciones como pájaros o vallas publicitarias para que pueda concentrarse en la conducción”, explicó Verssimo, psicolingüista de la Universidad de Lisboa, Portugal.

En resumen, el primer proceso hace referencia a nuestra capacidad de adaptarnos a nueva información. Por su parte, el segundo está más relacionado con nuestra capacidad de enfocar nuestra atención en una ubicación del espacio y, el tercero, se refiere a nuestra capacidad de concentrarnos y eliminar distracciones.

Las habilidades cognitivas de las personas mayores los ayudaron a concentrarse mejor

Mano joven y mano de una persona que ya comenzó a envejecer y cuyas habilidades cognitivas están cambiando.
Via PxHere.

La investigación se desarrolló alrededor de una prueba de red de atención (ANT, por sus siglas in inglés). Básicamente, cada participante debía presionar un botón que correspondiera con la orientación de una flecha que estaría en el centro de la pantalla.

Sin embargo, a cada lado estarían otro par de flechas apuntando a distintas direcciones. Asimismo, antes de que el trío apareciera en pantalla se podrían dar tres situaciones: 1) que la pantalla estuviera en blanco, 2) que apareciera una flecha apuntando hacia dónde estarán las flechas a observar o 3) que hubiera una flecha señalando dónde deberían estar las siguientes flechas.

Los participantes “más jóvenes” en general se desempeñaron mejor en las tareas de atención. En otras palabras, pudieron reaccionar más rápido a los indicadores de posición que salían como una vista previa antes de que aparecieran las flechas.

Por otra parte, las personas de mayor edad tuvieron un mayor foco en general. Debido a lo cual, si se les indicaba un espacio específico de la pantalla para ver, serían siempre más precisos a la hora de responder, además de que ignorarían las distracciones con más eficiencia.

En resumen, se vio que envejecer podría haber afinado las habilidades cognitivas relacionadas con la concentración. Mientras que otras capacidades como la atención y adaptación rápida al entorno sí se vieron disminuidas.

¿Qué significa el reciente descubrimiento?

Manos de una persona que ya empezó a envejecer.
Vía Piqsels.

La gente ha asumido ampliamente que la atención y las funciones ejecutivas disminuyen con la edad, a pesar de los intrigantes indicios de algunos estudios a menor escala que plantearon preguntas sobre estas suposiciones. Pero los resultados de nuestro gran estudio indican que los elementos críticos de estas habilidades en realidad mejoran durante el envejecimiento, probablemente porque simplemente practicamos estas habilidades a lo largo de nuestra vida”, dijo Ullman, neurocientífico de la Universidad de Georgetown.

En otras palabras, de acuerdo a los investigadores, el envejecer no es simplemente ese proceso de pérdida de las habilidades cognitivas en el que comúnmente pensamos. De hecho, demostraron en su experimento que existen algunas capacidades que parecen pulirse con el tiempo y que incluso pueden mejorar después de los 70 años.

Claramente, aún es muy temprano para clamar que eso puede ocurrir en todos los casos, pero su investigación ha dado un indicio interesante al que vale la pena prestar atención. Sobre todo porque, a la larga, una mejor comprensión de los procesos de envejecimiento podría ayudarnos a desarrollar mejores estrategias para cuidar de las personas mayores –así como para ayudarlas a lidiar con condiciones neurodegenerativas como el Alzheimer y la demencia–.

Referencia:

Evidence that ageing yields improvements as well as declines across attention and executive functions: https://doi.org/10.1038/s41562-021-01169-7

Escribir un comentario