La chimpancé portadora del título de “más vieja de Europa” falleció la semana pasada dentro de las instalaciones del zoológico en el que hizo vida. A sus 49 años, ‘Judy’ dejó este mundo luego de ir a tomar una siesta de la que sus compañeros de recinto no pudieron despertarla.

Muere la chimpancé más vieja de toda Europa

El jueves 12 de agosto el zoológico Parco Natura Viva publicó un comunicado en el que informaba sobre la situación. De acuerdo a su reporte, fue en la mañana del miércoles 11 que Judy dio su último respiro.

A las 9:32 am, la chimpancé más vieja de Europa, nacida en 1972, cerró los ojos y se quedó dormida para siempre”, se lee en el comunicado.

De acuerdo a lo declarado por Caterina Spiezio, jefa del departamento de investigación y conservación del zoológico, la salud y condición de Judy ya se habían comenzado a deteriorar con los años. De hecho, ya necesitaba entrecerrar los ojos y agudizar los oídos para reconocer a sus cuidadores.

Último momento de calma

Acercamiento al rostro de Judy.
Vía parconaturaviva.it

Los últimos momentos de Judy en el zoológico de Bussolengo, una localidad italiana en la provincia de Verona, estuvieron cubiertos por un manto de calma. Luego de levantarse temprano y comer su desayuno, Judy se acercó a un lugar con sombra del recinto para reposar un poco más.

Poco después, Davidino (el macho dominante de la manada) se acercó a la chimpancé más vieja de Europa. Judy se levantó y acompañó por un breve momento al macho en su paseo por el recinto.

Luego de esa pequeña caminata, Judy se acostó a la sombra de uno de sus árboles preferidos y dio su último respiro. No pasaría mucho hasta que sus compañeros se dieran cuenta de que algo andaba mal.

¿Cómo se dieron cuenta de que Judy había dejado este mundo?

Los primeros en notar el deceso de Judy fueron sus compañeros primates. Luego de que la chimpancé más vieja de Europa cerrara sus ojos por última vez, sus compañeros intentaron despertarla, pero claramente fue imposible.

Judy en el césped.
Vía parconaturaviva.it

Después de que uno de sus compañeros de recinto sacudiera y arrastrara su cuerpo en un intento de hacerla reaccionar, los propios chimpancés la llevaron hasta el cuidador del establecimiento. Lastimosamente, para cuando el veterinario la vio, solo pudo confirmar la muerte y marcar el fin de la historia de una chimpancé que dejó su huella en el zoológico italiano.

“Ciao, Judy”, así se despidió el zoológico de la chimpancé

En su comunicado, el zoológico le dijo adiós a la chimpancé más vieja de Europa. Entre el recuento de su vida, recalcaron que la hembra fue madre ocho veces durante su vida, y llegó a ser abuela una vez.

Ese detalle es particularmente resaltante ya que la chimpancé forma parte de una especie en peligro de extinción en África ecuatoriana. Por lo que su contribución genómica para continuar la descendencia de los suyos seguirá siendo un gran impulso en los esfuerzos por recuperar a la especie.

Escribir un comentario