Ser el defensor de una persona que es víctima de bullying es una tarea complicada, puesto que se corre el riesgo de sufrir también de acoso. No obstante, una nueva investigación señala que los niños que mantienen relaciones positivas con sus compañeros clases tienen menos probabilidades de sufrir bullying.

En concreto indican que, la defensa de un niño dependerá de su status social. Lo que significa que los estudiantes defenderán a aquellos compañeros por los que sientan mayor empatía o amistad.  

“Es probable que los niños sean selectivos al elegir a las víctimas que defienden y pueden defender a sus compañeros de clase cercanos a través de relaciones directas o indirectas”, dijo Ashwin Rambaran, autor principal del estudio e investigador del Departamento de Psicología de la UM.

Los niños populares son menos propensos a sufrir bullying

Niño víctima de bullyng

Como parte de un estudio que incluyó a más de 1.200 estudiantes del quinto grado de educación primaria en los Países Bajos, los investigadores hicieron que los niños vieran una película instructiva sobre intimidación y, llenaran un cuestionario donde debían revelar cómo se llevaban con sus compañeros. Además de indicar si habían sido víctimas de acoso tanto de forma física como a través de medios digitales (ciberacoso).

Durante el análisis, los autores detectaron que los niños son más propensos a defender a compañeros que gocen de popularidad entre sus compañeros o bien, por la relación de amistad que mantengan con la víctima. Y, en menor medida, por las relaciones compartidas con otros compañeros de clase.

Curiosamente, encontraron que a las víctimas de bullying no les agradaban los compañeros de clase que potencialmente podrían defenderlos, reduciendo así, sus posibilidades de defensa ante los acosadores. Si bien suena totalmente contradictorio, Rambaran explica que esa postura se debe a que los niños ya tienen quien los defienda.

Ahora bien, ¿cómo se puede mitigar este comportamiento en los niños abusivos?

madre con hija

Muchas veces, los niños por temor a sus abusadores no revelan que son víctimas de bullying. Sin embargo, sus actitudes pueden develar que son víctimas acoso. Rambaran explica que las malas calificaciones y la poca interacción social que mantienen con sus allegados son señales de que sufren hostigamiento. En ese sentido, expresa:

Los padres y maestros deben estar al tanto de estas situaciones y, sobre todo, hablar con sus hijos sobre estos temas. Conversar con los niños sobre lo que significa ser una víctima, que el acoso es cruel y no es bueno para los demás”.

En concordancia con ello, KidsHealth recomienda a los padres:

  • Enseñar a sus hijos a ser respetuosos y tolerantes con sus semejantes.
  • Fomentar un buen comportamiento.
  • Asegurase de que los niños comprendan que no tolerarán el acoso de ninguna forma posible.
  • Pero, sobre todo dar un buen ejemplo en casa.

Se sabe que el acoso escolar afecta la salud mental de las víctimas, pero también se debe considerar la salud mental de los acosadores, pues muchas veces, por no decir todas, ese comportamiento se origina en casa. Una vez más, el llamado es la conciencia.

Referencia:

The relation between defending, (dis)liking, and the classroom bullying norm: A cross-sectional social network approach in late childhood. https://doi.org/10.1177/01650254211029715

Cómo enseñar a los niños a no hostigar a los demás. https://kidshealth.org/es/parents/no-bullying.html

Escribir un comentario