Mientras un equipo de científicos de la Universidad de Keele estudiaba un cuerpo galáctico pequeño pero importante cercano a nuestra galaxia, la Gran Nube de Magallanes, capturó la imagen de radio más nítida registrada hasta ahora.

Para ello, han utilizado el telescopio Australian Square Kilometer Array Pathfinder (ASKAP), cuyos datos también les permitieron estudiar las propias estrellas que conforman el cuerpo galáctico. Los detalles de su estudio se publicaron en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

En una galaxia muy, muy cercana

La Vía Láctea limita con otra galaxia llamada Gran Nube de Magallanes que, al igual que la nuestra, tiene forma de espiral. Se encuentra a unos 158.200 años luz de la Tierra y a pesar de que se le considera una enana satélite, alberga decenas de millones de estrellas (unos 30 millones).

Recientemente hablábamos de los misterios detrás de la forma espiral de la nuestra, que resultó tener una especie de “torcedura” en uno de sus brazos. Esto no se había observado antes, pero no necesariamente deba sorprendernos ya que nuestra perspectiva es bastante limitada considerando que estamos dentro de la Vía Láctea. Sin embargo, la Gran Nube de Magallanes proporciona un excelente punto de referencia debido a su proximidad con nuestra galaxia.

La mejor “fotografía” de la Gran Nube de Magallanes

Usando ASKAP, los científicos de Keele lograron “fotografiar” con un alto nivel de nitidez la galaxia en longitudes de onda de radio nunca antes registradas. Con esta hazaña, se propusieron estudiar las estructuras estelares en su interior, midiendo en el proceso miles de estrellas cercanas, nebulosas y galaxias lejanas, todas estas fuentes de radio (que emiten grandes cantidades de ondas de radio).

Imagen de la Nebulosa de la Tarántula visible gracias a la Gran Nube de Magallanes.
Los investigadores pudieron observar en profundidad la Nebulosa de la Tarántula. Crédito; Universidad de Keele.

La nueva imagen revela miles de fuentes de radio nunca antes vistas, en su mayoría galaxias a millones o miles de millones de años luz de la Gran Nube de Magallanes. Por lo general, los astrónomos se guían por los agujeros negros supermasivos para detectar longitudes de radio, pero este paso ha revelado muchas galaxias en las que las estrellas se están formando rápidamente.

Entre las estructuras observadas figura la Nebulosa de la Tarántula, la región de formación estelar más activa en el Grupo Local, así como estrellas en primer plano de nuestra propia Vía Láctea.

“Vemos todo tipo de fuentes de radio, desde estrellas incipientes individuales hasta nebulosas planetarias que resultan de la muerte de estrellas como el Sol”, dijo el Dr. Jacco van Loon, lector de astrofísica en la Universidad de Keele.

La imagen servirá para estudiar otras regiones del universo

“Combinando estos datos con observaciones previas de rayos X, los telescopios ópticos e infrarrojos nos permitirán explorar estas galaxias con un detalle extraordinario”, dijo la autora principal, Clara Pennock, de la Universidad de Keele.

El estudio forma parte del Proyecto de Ciencia Temprana del Mapa Evolutivo del Universo (EMU), cuyo objetivo es observar todo el cielo del Sur. Las expectativas apuntan a que detecte alrededor de 40 millones de galaxias, lo que permitirá a los astrónomos indagar en la historia evolutiva del universo.

Referencia:

The ASKAP-EMU Early Science Project: 888 MHz radio continuum survey of the Large Magellanic Cloud. https://academic.oup.com/mnras/article-abstract/506/3/3540/6313301

Escribir un comentario