Las costas japonesas fueron testigos de un encuentro poco común cuando unos pescadores de Kioto atraparon accidentalmente a una de las criaturas más esquivas del océano. Entre sus redes, quedó atrapada una hembra de calamar gigante que nos ha brindado las primeras evidencias del posible estilo de vida monógamo de su especie.

Una vez hecho el avistamiento el biólogo de la Universidad de Shimane en Japón, Noritaka Hirohashi, y su equipo se pusieron en contacto con el grupo de pescadores. Cuando se recuperó el cuerpo, ya le faltaba un ojo y también un tentáculo. Pero, de resto, estaba lo suficientemente intacto como para analizarlo en detalle.

El estudio con los resultados de ese análisis de publicó en la revista científica Deep Sea Research Part 1. Fue en ellos que se pudo determinar, al menos hipotéticamente, que los calamares gigantes podrían ser en realidad una especie monógama.

El misterioso apareamiento de los calamares gigantes

En general, el calamar gigante, científicamente conocido como Architeuthis dux, es particularmente difícil de estudiar debido a lo esquivo que es. Incluso en la actualidad, apenas hemos empezado a desarrollar algunas tecnologías que nos podrían ayudar a recolectar más datos de las criaturas en el futuro.

Pero, por ahora, es poco lo que sabemos sobre ellos y muchos de los conocimientos actuales están basados en conjeturas desarrolladas con pedazos separados de información. Eso sobre todo porque es particularmente complejo capturar u observar un calamar gigante con vida. Por lo que muchos de los datos que tenemos son reconstrucciones realizadas con la información post mortem de los especímenes.

Una de las conjeturas más extendidas es que los calamares gigantes eran una especie promiscua. Debido a que son animales principalmente solitarios y pocas veces en su vida se encuentran con otro de los suyos, la ciencia planteaba que tendrían un estilo de apareamiento oportunista y poco selectivo.

El calamar gigante recién capturado parece haber tenido un estilo de vida monógamo

Cadáver de un calamar gigante hembra que pudo haber tenido un estilo de vida monógamo.
Crédito: Miyazu Energy Aquarium.

Luego de los análisis, se reveló que el calamar gigante hembra atrapado en las costas japonesas tenía un manto o cuerpo principal de 1,6 metros. A pesar de las partes perdidas, aún pesaba un aproximado de 116,6 kilogramos. Debido a sus medidas, los investigadores estimaron que el calamar ya se encontraba en la madurez de su ciclo de vida.

Debido a eso, decidieron analizar los sacos de espermatangia (grandes paquetes de esperma de calamar gigante) que estaban adheridos al cadáver. Lo que buscaban los investigadores era determinar cuántas veces y con cuántos machos se había apareado la hembra.

Sin embargo, los restos de esperma de calamar gigante encontrados en el cadáver recién estudiado podrían sugerir que en realidad tuvo un estilo de vida monógamo. Eso debido a que, a pesar de que se encontraron diferentes sacos de espermatangia en el cuerpo de la hembra, una vez analizados, se determinó que todos pertenecían al mismo macho.

Estábamos casi seguros de que eran promiscuos. Solo queríamos saber cuántos machos están involucrados en la cópula. Así que esto es totalmente inesperado”, dijo Hirohashi.

Incógnitas por resolver

Ahora, como el descubrimiento se ha realizado en solo un espécimen de calamar gigante, aún no se puede decir que el estilo de vida monógamo sea una realidad para todos. De hecho, existe la posibilidad de que esta hembra solo se hubiera encontrado con un macho en su vida antes de caer en las redes de los pescadores.

Con eso en mente, los investigadores esperan poder conseguir más especímenes en el futuro con los que comparar los datos ya existentes y determinar si existe o no una tendencia. Adicionalmente, esperan también descubrir en el futuro cómo los óvulos de la hembra terminan entrando en contacto con los espermatozoides de la espermatangia.

Referencia:

All the spermatangia on a female were implanted by single-pair copulation in giant squid Architeuthis dux: https://doi.org/10.1016/j.dsr.2021.103585

Escribir un comentario