Durante la adolescencia la mayoría de las personas sufren de algún tipo de brote de acné que se disipa una vez se entra en la adultez. Pero, una vez se cree que ese ha superado dicha etapa, es posible que se encuentren con nuevos e inesperados brotes durante su vida adulta, ¿por qué?

Para responder a esa pregunta, portales como The Dollar Shave Club se pusieron en contacto con el Dr. Anthony Rossi. De ese modo, el dermatólogo experto ayudó a explicar la diferencia entre el acné de la adultez y aquel que aparece durante nuestra adolescencia.

¿El acné de la adultez es igual que el de nuestra adolescencia?

El acné adolescente básicamente hace presencia debido a los desequilibrios hormonales asociados con tal etapa de la vida, explica Rossi. Cuando ocurren los desbalances, una consecuencia puede ser la sobre activación de las glándulas sebáceas. Ellas producirán grasa en forma de “aceite” que luego obstruirá los poros, y después terminará por fomentar la aparición de granos.

En otras palabras, los brotes de granos que podemos tener durante la pubertad son, como han presentado otras investigaciones, un estado transitorio. En otras palabras, a menos que existan otras enfermedades de la piel, el acné aparecerá y desaparecerá del rostro de los adolescentes sin que ellos deban hacer nada.

Por otra parte, en el caso de los adultos tal situación no es tan sencilla. De hecho, incluso cuando el brote de acné pueda tener orígenes similares, lidiar con él en la adolescencia no es lo mismo que hacerlo durante la adultez.

¿Por qué aparece acné durante nuestra adultez?

Brote de acné.
Vía shutterstock.com

De forma general, uno de los principales causantes de acné durante la adultez es la acumulación de sudor. Regularmente, sudar nos ayuda a limpiar nuestros poros durante un momento determinado y a retirar la suciedad que podría estar sobre nuestra piel.

Sin embargo, si no retiramos el sudor apenas termina un episodio de transpiración, él podría mezclarse con más suciedad del ambiente y asentarse de nuevo en nuestros poros. Un detalle que, sin duda, terminará transformarse en la aparición de granos en nuestra piel. De allí que sea importante siempre lavarnos inmediatamente después de hacer ejercicio o de sudar excesivamente.

Por otra parte, otra causa del acné durante la adultez también puede ser el desequilibrio hormonal. Pero, para este caso, las víctimas más comunes suelen ser las mujeres, cuyos organismos pasan por más fluctuaciones hormonales que los de los hombres. Para esos casos, Rossi comenta que se pueden controlar el problema a recetar anticonceptivos u otros medicamentos que “equilibren” el organismo, lo que ayudará a detener los nuevos brotes de acné.

¿Qué más podemos hacer para lidiar con los granos en nuestra vida adulta?

Como vemos, en general el acné durante la adultez tiene un origen más específico y, por lo general, tratable. Por ese motivo, lo mejor que podemos hacer para lidiar con los granos en la vida adulta es tomar todas las precauciones para prevenirlos.

Además de la mención anterior de siempre asegurarnos de remover el sudor de nuestros cuerpos, existen otros trucos que podemos usar para evitar obstruir nuestros poros. Por ejemplo, podemos prestar más atención a las telas de la ropa que compramos para ejercitar.

En general, lo más recomendable es que sea un material que deje a la piel respirar. Eso además de que, idealmente, tampoco atrape sudor ni humedad que a la larga puedan causar otros brotes de acné. Igualmente, tal como explica Rossi, no existe un método infalible para evitar los granos. Por eso, si aparecen durante nuestra adultez y se convierten en un problema para nosotros, nunca estará de más visitar a un dermatólogo.

Escribir un comentario