La prehistoria es un periodo evolutivo de planeta que aún no conocemos por completo. Pero gracias a los estudios arqueológicos cada vez desenterramos más trozos de la historia de la Tierra. Recientemente uno de los más notorios hallazgos fue la identificación de tres especies de mamíferos que ratifican que su evolución luego de la extinción de los dinosaurios fue mucho más rápida de lo que creíamos.

La investigación que ha traído esa discusión de nuevo al ojo público se publicó recientemente en Journal of Systematic Palaeontology. Las autoras, Madelaine R. Atteberry y Jaelyn J. Eberle analizaron sets de fósiles sin identificar que pertenecieron al límite entre el Cretácico y el Paleógeno.

Gracias a eso, pudieron determinar que, luego de la extinción de los dinosaurios no aviares hace 66 millones de años, los mamíferos pasaron por un acelerado proceso de evolución y diversificación. Uno que va contra la idea que teníamos hasta la fecha sobre el modo en el que se desarrollaron dichos procesos.

Lo que sabemos sobre las tres nuevas especies

Según su investigación, las autoras determinaron que los tres nuevos especímenes pertenecían al grupo de mamíferos placentarios conocidos como ungulados arcaicos (o condilartes). En general, se los reconoce por ser los ancestros primitivos de criaturas modernas como los caballos, elefantes, vacas e hipopótamos, entre otros.

Sin embargo, la evolución de los primeros mamíferos que habitaron la Tierra luego de la extinción de los dinosaurios los adaptó para ser un poco más pequeños. Al menos en el caso de las tres nuevas especies de condilartes encontradas, la más grande de ellas apenas llegaba a tener el tamaño de un gato salvaje, mientras que las dos más pequeñas se destacaron por tener dimensiones más similares a las de los roedores actuales.

El detalle que realmente unió a los fósiles recién analizados con el ya mencionado grupo fue la forma de su dentadura, con premolares hinchados y crestas verticales de esmalte, que suelen ser bastante inusuales. El hecho de que las mandíbulas de cada espécimen tenían esas características, pero diferían lo suficiente entre sí como para no entrar en una clasificación existente ratificó que nos encontrábamos ante tres criaturas nunca antes registradas.

Luego compararlas con otras 29 especies fósiles de condilartes, las investigadoras denominaron a las nuevas especies: Miniconus jeanninae, Conacodon hettingeri y Beornus honeyi (la más grande de los tres).

Trío de antiguos mamíferos que surgieron luego de la extinción de los dinosaurios.
Crédito: Banana Art Studio.

Trío de mamíferos prehistóricos nos revela pistas sobre su evolución

De acuerdo al par de paleontólogas de la Universidad de Colorado en Boulder, los huesos dentales desenterrados parecen haber evolucionado para consumir tanto plantas como carne. En consecuencia, se puede considerar que la evolución del trío de mamíferos los adaptó para ser omnívoros luego de la extinción de los dinosaurios.

Sin embargo, las autoras no descartan por completo que hubieran podido ser principalmente herbívoros. Por lo que al menos por ahora no es posible hacer una afirmación contundente sobre los hábitos de la triada de mamíferos prehistóricos.

¿Por qué se aceleró la evolución de los mamíferos luego de la extinción de los dinosaurios?

Hasta la fecha, se había sugerido que tras la extinción de los dinosaurios a finales del Cretácico, los mamíferos tuvieron un proceso de evolución lento. Ahora, el descubrimiento de los recientes fósiles nos habla de un ritmo evolutivo no solo más rápido sino más diverso.

Cuando los dinosaurios se extinguieron, el acceso a diferentes alimentos y entornos permitió a los mamíferos florecer y diversificarse rápidamente en la anatomía de sus dientes y evolucionar en un tamaño corporal más grande”, acotó Atteberry.

Adicionalmente, también comentó que actualmente existen más de 420 fósiles de mamíferos que fueron desenterrados en el mismo sitio arqueológico. Ninguno de ellos han sido estudiado detalladamente. Por lo que en el futuro cercano podríamos hacer incluso más descubrimientos que nos permitan entender cómo los mamíferos prehistóricos vivieron su proceso evolutivo.

Referencia:

New earliest Paleocene (Puercan) periptychid ‘condylarths’ from the Great Divide Basin, Wyoming, USA: https://doi.org/10.1080/14772019.2021.1924301

Escribir un comentario