¿Cómo nuestro cerebro procesa los sonidos y las palabras? En nuestros oídos se halla una estructura en forma de espiral llamada “coclea”. Esta se encarga de transformar las ondas sonoras que entran a nuestros oídos en señales nerviosas, las cuales se envían a la corteza auditiva primaria situada en el lóbulo temporal del cerebro. En efecto, la corteza cerebral procesa esos impulsos eléctricos y te indica qué estás oyendo.

Hasta ahora, se creía que ese proceso se realizaba en serie y que la corteza cerebral auditiva se encargaba de procesar la información acústica simple, como las frecuencias de los sonidos. Luego, el giro temporal superior (STG, por sus siglas en inglés), se encargaba de transformar los sonidos en palabras significativas. Sin embargo, una nueva investigación sugiere que el cerebro procesa los sonidos y las palabras en paralelo y de forma simultánea, yendo en contra de esa creencia.

Nueva evidencia

Ilustración de una cabeza humana sobre un fondo de ondas

Esa información carece de evidencia, pues ha sido muy difícil estudiar a profundidad este comportamiento, ya que el córtex auditivo primario está situado en lo más profundo de la hendidura que separa los lóbulos frontal y temporal de nuestro cerebro.

Para encontrar esa evidencia, a lo largo de 7 años, el neurocientífico Edward Chang y sus colegas estudiaron a nueve participantes que debieron someterse a cirugías cerebrales por razones médicas. Durante esas operaciones, los neurocientíficos colocaron pequeños electrodos que cubrían todo la corteza auditiva primaria de los pacientes. Todo ello, con el propósito de recoger señales neuronales para el mapeo del lenguaje y las convulsiones. Al respecto, Chang comenta:

Es la primera vez que podemos cubrir todas estas áreas simultáneamente desde la superficie del cerebro y estudiar la transformación de los sonidos en palabras. Los intentos anteriores de estudiar la actividad de estas zonas cerebrales implicaban la inserción de un cable, que solo podía revelar las señales en un número limitado de puntos”.

El STG responde tan rápido como la corteza auditiva

Como parte de los experimentos, los científicos reprodujeron frases y oraciones cortas para los participantes, en respuesta detectaron que algunas zonas del STG respondían igual de rápido que la corteza auditiva primaria. Lo que indica que ambas regiones comenzaron a procesar la información acústica de forma simultánea y no en serie como se esperaba.

Asimismo, los investigadores estimularon la corteza auditiva de los participantes con pequeñas corrientes eléctricas. Si bien experimentaron alucinaciones por el ruido inducido, lograron escuchar y repetir claramente las palabras. Lo que quiere decir que la estimulación eléctrica en esta zona no altera la percepción del habla.

Por el contrario, cuando se estimuló el STG, manifestaron que podían escuchar pero no distinguir las palabras. Según Chang, “uno de los pacientes dijo que sonaba como si las sílabas se intercambiaran en las palabras”.

Esta investigación sugiere que el STG y corteza auditiva primaria funcionen de forma independiente. No obstante, aún queda mucha investigación por delante, pero se estima que este estudio pueda dar a los médicos nuevas ideas de cómo tratar la dislexia, un trastorno del aprendizaje que sufren los niños debido a que no identificar correctamente los sonidos del lenguaje.

Referencia:

Parallel and distributed encoding of speech across human auditory cortex. https://doi.org/10.1016/j.cell.2021.07.019

Escribir un comentario